19 de febrero de 2012 / 12:57 / hace 5 años

Irán frena venta de petróleo a G.Bretaña y Francia

5 MIN. DE LECTURA

Por Parisa Hafezi

TEHERAN (Reuters) - Irán dejó de vender crudo a empresas británicas y francesas, en una medida vista como represalia contra el endurecimiento de sanciones de la Unión Europea, mientras un equipo de inspectores de la ONU volaba a Teherán para presionarlo sobre su programa nuclear.

La Unión Europea enfadó a Teherán el mes pasado cuando decidió imponer un boicot sobre su petróleo a partir del 1 de julio.

Irán, el quinto mayor exportador mundial de crudo, respondió con una amenaza de cerrar el Estrecho de Ormuz, la principal vía de transporte marítimo del petróleo en el Golfo Pérsico.

El domingo, su Ministerio de Petróleo fue un paso más allá al anunciar que Irán ha detenido sus ventas de crudo a Francia y Gran Bretaña, un mensaje poderoso aunque mayormente simbólico, dado que ninguna nación europea depende de las importaciones de crudo iraníes.

"La exportación de crudo a las empresas británicas y francesas se ha detenido (...) vamos a vender nuestro petróleo a nuevos clientes", dijo el portavoz Alireza Nikzad en el sitio web del ministerio.

Irán, que niega las acusaciones occidentales de que buscaría crear armas nucleares, ha aumentado su retórica en las últimas semanas, al mismo tiempo que ha expresado su disposición a reanudar negociaciones sobre su programa nuclear.

Un equipo de cinco miembros de la Agencia Internacional de Energía Atómica de la ONU (IAEA, por su sigla en inglés) voló a Teherán tarde el domingo para sostener conversaciones, aunque diplomáticos occidentales han desestimado cualquier esperanza de un gran avance en la reunión de dos días.

"Aún estoy pesimista respecto a que Irán demuestre la cooperación sustantiva necesaria", comentó uno de los enviados en Viena.

Aún así, el resultado de las discusiones de esta semana es importante y será vigilado de cerca porque podría intensificar la disputa u ofrecer la posibilidad de reducir las tensiones.

La Comisión Europea dice que al bloque no le faltará petróleo si Irán detiene las exportaciones de crudo, dado que tiene suficientes reservas para satisfacer sus necesidades por alrededor de 120 días.

"Actor Racional"

Irán asegura que su programa nuclear es completamente pacífico, pero su negativa a reducir sus actividades de enriquecimiento de uranio, que tiene propósitos tanto militares como civiles, ha generado preocupación.

Las potencias occidentales no han descartado usar la fuerza contra Irán y ha habido una intensa discusión pública en Israel respecto a si debería atacar o no al país para impedir que fabrique una bomba nuclear.

Sin embargo, la máxima autoridad militar de Estados Unidos dijo que un ataque militar sería prematuro debido a que no está claro que Teherán usaría sus capacidades nucleares para construir una bomba atómica.

"Creo que no está claro (que Irán ensamblaría una bomba nuclear) y sobre esa base, creo que sería prematuro decidir exclusivamente que ha llegado el momento para una opción militar", declaró el General Martin Dempsey, jefe del Estado Mayor Conjunto de las fuerzas militares de Estados Unidos.

Agregó que cree que el Gobierno iraní es un "actor racional".

Occidente ha expresado algo de optimismo respecto a nuevas negociaciones con Teherán, particularmente después de que el país envió una carta a la jefa de Política Exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton, la semana pasada en que prometió llevar "nuevas iniciativas" a la mesa.

"En estas negociaciones, estamos buscando una forma de salir del actual tema nuclear de Irán de modo que ambas partes ganen", dijo el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Ali Akbar Salehi, según fue citado el domingo en la televisión local.

El petróleo genera una parte importante de los ingresos por exportaciones de Irán y es crucial para su cada vez más aislada economía.

El país tiene poca capacidad de refinación y debe importar cerca de un 40 por ciento de sus necesidades de gasolina para el consumo interno.

El endurecimiento de las sanciones, combinado con una alta inflación, ha afectado la capacidad de los iraníes de clase trabajadora para alimentar a sus familias y con esa incertidumbre de fondo se realizarán elecciones parlamentarias el 2 de marzo.

Reporte adicional de Ramin Mostafavi en Teherán, Susan Cornwell en Washington y Fredrik Dahl en Viena; escrito por Maria Golovnina; Editado en español por Rodrigo Charme y Patricio Abusleme

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below