Aumenta ira noreste EEUU por falta gasolina tras paso de Sandy

viernes 2 de noviembre de 2012 18:15 GYT
 

Por Emily Flitter y Chelsea Emery

NUEVA YORK (Reuters) - La frustración crecía el viernes entre las víctimas de la tormenta Sandy en el noreste de Estados Unidos, donde muchos quedaron sin electricidad y gasolina y tienen poca información sobre cuándo sus vidas podrían volver a la normalidad.

La ciudad de Nueva York canceló su maratón de cara a las crecientes críticas por la decisión previa de seguir adelante con la carrera del domingo, mientras continúa la búsqueda de cadáveres en las comunidades devastadas desde Staten Island en Nueva York a los poblados costeros de Nueva Jersey.

Sandy, que generó grandes marejadas en las zonas costeras, mató al menos a 102 personas tras impactar el lunes el noreste de Estados Unidos. En Nueva York, 41 personas murieron por el paso de la tormenta, cerca de la mitad de ellas en Staten Island, que fue inundada por un muro de agua.

La escasez de gasolina en Nueva Jersey y en municipios cercanos maltratados por el paso de Sandy provocaron que la gente tuviera que hacer largas colas y que expresara su molestia.

Desde antes del amanecer del viernes, largas filas de autos colapsaban las estaciones de gasolina cercanas a la zona más azotadas por la tormenta, en escenas que recuerdan la escasez energética de la década de 1970.

"La policía está deteniendo a las personas que tratan de interrumpir la fila", dijo Steven Golub, un abogado de 53 años que hizo cola durante horas en una gasolinera de Manhattan. "No hay gasolina en ningún otro lugar", agregó.

En distintos puntos de las zonas afectadas por la tormenta había policías intentando mantener la paz entre conductores frustrados. Un hombre que trató de interrumpir la fila fue acusado el jueves de amenazar a otro conductor con un arma de fuego en el barrio de Queens.

"Cuando ha habido gente que ha interrumpido la fila, hay personas han estado a punto de apedrearlas", dijo Chris Allegretta, que permaneció en una cola por 90 minutos en una estación de servicio en Hasbrouck Heights, Nueva Jersey.   Continuación...

 
<p>Una mujer sale de una farmacia da&ntilde;ada por una inundaci&oacute;n mientras en las calles se observan escombros acumulados, Hoboken, EEUU, nov 2012. Grupos de rescate segu&iacute;an luchando el viernes por develar el alcance de la muerte y la devastaci&oacute;n que dej&oacute; la tormenta Sandy en las costas de Nueva York y Nueva Jersey cuatro d&iacute;as despu&eacute;s de su impacto, al tiempo que aumentaba la ira de los residentes por la falta de combustible y de energ&iacute;a el&eacute;ctrica. REUTERS/Gary Hershorn</p>