5 de noviembre de 2012 / 16:24 / hace 5 años

Sandy aún genera caos en transporte y crisis de vivienda

6 MIN. DE LECTURA

Por Claudia Parsons y Suzanne Barlyn

NUEVA YORK (Reuters) - La mayoría de escuelas reabrieron el lunes y millones de personas se enfrentaron a enormes multitudes en el transporte público en la ciudad de Nueva York, una semana después de que la tormenta Sandy devastara el noreste de Estados Unidos y creara prolongadas dificultades ante la llegada del invierno.

Las condiciones seguían siendo precarias para decenas de miles de personas que aún no pueden regresar a sus casas, al tiempo que cerca de 1,4 millones de viviendas y negocios pasarían otra noche de gélidas temperaturas sin energía eléctrica o calefacción.

La devastación también podría extenderse a la elección presidencial del martes, con el mandatario Barack Obama y su rival republicano Mitt Romney enfrascados en una reñida contienda electoral.

Una exhausta región ahora enfrenta el prospecto de un nuevo frente climático en el noreste de Estados Unidos que a partir de mediados de la semana hará caer aún más las temperaturas y causará más lluvias y vientos, posiblemente inundando las áreas costeras que aún no se recuperan del paso de Sandy.

El número de muertos en Estados Unidos se ha elevado a al menos 113 y miles de hogares fueron destruidos o dañados por la gigantesca tormenta, que azotó la costa este hace una semana, elevando el nivel del agua a un récord e inundando las áreas bajas.

La tormenta Sandy dejó 69 muertos en el Caribe antes de girar hacia el norte y golpear a la Costa Este de Estados Unidos el lunes pasado, con vientos de 130 kilómetros por hora y enormes marejadas.

La mayoría de las 15.070 escuelas de Nueva York reabrieron el lunes, pero 57 sufrieron daños estructurales y deberán ser reubicadas, mientras que 20 aún carecen de energía y otras 16 permanecen cerradas debido a que están siendo usadas como refugios, dijo el Departamento de Educación.

Mientras varios tramos del transporte público del área aún estaban paralizados, muchas personas esperaron una hora o más en plataformas de trenes o esquinas de calles en Nueva Jersey, Long Island o Connecticut por vagones o buses, sólo para hallarlos ya demasiado atestados.

El servicio de varias líneas de trenes y buses estaba reducido y el metro funcionaba con el 80 por ciento de su capacidad habitual. El transporte desde Nueva Jersey era particularmente difícil.

PREOCUPACIÓN POR ELECCIONES

Un estimado de entre 30.000 y 40.000 personas en Nueva York tenían necesidad de albergue, incluyendo 20.000 en refugios públicos, dijo el domingo el alcalde de la ciudad Michael Bloomberg.

Unos 750 trabajadores de la construcción reanudaron los trabajos en la Zona Cero, donde hace una década estaba el World Trade Center. El alza récord en el nivel del mar a causa de Sandy provocó el desborde del río Hudson y la inundación del memorial y museo de las víctimas del 11 de septiembre y detuvo temporalmente la construcción de dos rascacielos.

También existen cada vez más preocupaciones respecto a que los votantes desplazados por Sandy no puedan acudir a las urnas el martes durante las elecciones presidenciales. Decenas de centros de votación quedaron devastados por las inundaciones en Nueva York y Nueva Jersey.

Nueva Jersey dijo que permitirá a las personas desplazadas por la tormenta sufragar por correo electrónico. En la Ciudad de Nueva York, 143.000 votantes serán reasignados a otros centros electorales. Ambos estados normalmente favorecen a demócratas.

PSE&G, la mayor empresa de servicios públicos de Nueva Jersey, dijo temprano el lunes que restauró el abastecimiento al 78 por ciento de los 1,7 millones de usuarios afectados.

En Nueva York, las empresas de servicio público enfrentaban una creciente presión para restablecer el suministro de energía y calefacción a unos 650.000 clientes.

Tab Hauser, vice alcalde de Village of Flower Hill en el norte de Long Island, afirmó que no sólo los trabajos de limpieza eran lentos, dijo que la autoridad de electricidad del sector "no está haciendo nada para prepararse para el futuro".

Afirmó que la entidad debía considerar la colocación de líneas subterráneas y de metal en lugar de postes de madera. "Cada año es lo mismo. Esto puede pasar el próximo año y nada habrá cambiado", declaró.

Luego de que un récord de 8,5 millones de usuarios quedaran sin electricidad en 21 estados por el paso de la tormenta, el ritmo de restauración del suministro se ralentiza día a día porque los empleados de las firmas deben trabajar en redes cada vez más complejas y aisladas.

La red de energía en el puerto de Nueva York volvía a la normalidad con la línea principal ya restablecida, aunque continuaban las preocupaciones por los suministros de calefacción en medio de pronósticos de bajas temperaturas.

Reporte de las salas de redacción del noreste de Estados Unidos. Editado en español por Carlos Aliaga/Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below