Morales dice subvención a combustibles causa "sangría económica" a Bolivia

martes 6 de noviembre de 2012 17:40 GYT
 

LA PAZ (Reuters) - Bolivia sufre una "sangría económica" a causa de la subvención estatal a los combustibles, que trepará un 20 por ciento en el 2013 a más de 1.000 millones de dólares, dijo el martes el presidente izquierdista del país, Evo Morales.

Con sus declaraciones, el líder indígena reabrió el debate sobre la costosa subvención menos de dos años después de que una ola de protestas lo obligara a dar marcha atrás a un plan de eliminación de la política de precios bajos y fijos de los carburantes.

Ese gasto, que representará en el 2013 casi un quinto de las exportaciones de gas o una décima parte de las exportaciones totales del país, termina favoreciendo también a países vecinos debido al contrabando, lamentó Morales en un acto en el que fueron presentados centenares de automóviles ilegales recién incautados.

"Tenemos presupuestado para el próximo año más de 1.000 millones de dólares para la subvención de combustibles. Está bien, hay que subvencionar a nuestro pueblo porque son recursos naturales de nosotros, pero no podemos subvencionar a los peruanos, a brasileños, a paraguayos o a otros países vecinos", argumentó.

"Imagínense cuánta plata se va: Una sangría económica", añadió, planteando una movilización de toda la sociedad contra el contrabando aunque sin mencionar una posible modificación del régimen de precios de los combustibles.

Los precios de los combustibles en el mercado interno boliviano están congelados desde hace una década, considerando un precio de 28 dólares el barril de crudo, producto curiosamente deficitario en el país que exporta gas a Argentina y Brasil.

El aumento de la demanda por la relativa bonanza económica del país -con un crecimiento promedio de casi 5 por ciento anual desde que Morales llegó al poder en el 2006- y los altos precios internacionales del petróleo han triplicado el costo de la subvención hasta unos 800 millones de dólares este año.

Los bajos precios de los combustibles en el mercado boliviano, como el litro de gasolina o diésel a 0,54 dólares o el kilogramo de gas licuado de petróleo a 0,32 dólares, parecen alentar el contrabando hacia países vecinos, donde esos productos valen hasta cuatro o cinco veces más, dijo Morales.

"La economía nacional está avanzando pero uno de los grandes problemas de Bolivia es el contrabando", afirmó repitiendo uno de los argumentos con los que no pudo aplicar el llamado "gasolinazo" de diciembre del 2010, que contemplaba alzas de precios de más de 80 por ciento.

(Reporte de Carlos A. Quiroga. Editado por Silene Ramírez)

 
<p>Imagen de archivo del presidente de Bolivia, Evo Morales, durante una ceremonia en el palacio presidencial de La Paz, oct 15 2012. Bolivia sufre una "sangr&iacute;a econ&oacute;mica" a causa de la subvenci&oacute;n estatal a los combustibles, que trepar&aacute; un 20 por ciento en el 2013 a m&aacute;s de 1.000 millones de d&oacute;lares, dijo el martes el presidente izquierdista del pa&iacute;s, Evo Morales. REUTERS/David Mercado</p>