7 de noviembre de 2012 / 16:07 / hace 5 años

Gélida tormenta castiga al noreste de EEUU

Por Daniel Trotta y Karen Freifeld

NUEVA YORK (Reuters) - Una gélida tormenta causó el miércoles nevadas en el noreste de Estados Unidos y amenazaba con peligrosos vientos e inundaciones a una región que aún lucha por recuperarse de la devastación dejada por el paso de la megatormenta Sandy.

La nueva tormenta acrecentó la difícil situación de miles de personas cuyos hogares fueron destruidos por Sandy, que causó 120 muertos tras tocar tierra el 29 de octubre en el área de Nueva York-Nueva Jersey, llevándose a su paso vecindarios enteros y desprendiendo casas de sus cimientos.

Unos 650.000 hogares y negocios continuaban sin energía en la región tras una de las tormentas más grandes y costosas de la historia del país.

Las aerolíneas cancelaron más de 1.200 vuelos, según el servicio de seguimiento FlightAware.com.

Nueva York y Nueva Jersey evacuaron las áreas más vulnerables antes de la tormenta, en la que se esperan precipitaciones, fuertes vientos y nieve en una gran parte de la región del noreste.

El Servicio Nacional de Meteorología pronosticó que el sistema de baja presión cobrará fuerza a medida que se desplace hacia el norte el miércoles con vientos de hasta 97 kilómetros por hora.

En Long Island nevó y se registraron olas de hasta seis metros en las costas de Nantucket, Massachusetts, dijo AccuWeather.

Las escuelas en Connecticut enviaron a los estudiantes temprano a casa como una medida preventiva y la Bolsa de Valores de Nueva York quitó la gigantesca bandera de su fachada para protegerla de los poderosos vientos.

Copos de nieve y aguanieve cayeron en partes de Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut y Pensilvania, lo que provocó retrasos en los aeropuertos.

American Airlines suspendió sus operaciones en Filadelfia y en los grandes aeropuertos de Nueva York el miércoles, pero dijo que esperaba reanudar los vuelos el jueves. La firma informó que fueron cancelados 365 vuelos para el miércoles y el jueves.

United Continental canceló unos 500 vuelos también para el miércoles y el jueves debido a la tormenta. Esa cifra representa menos del 5 por ciento del total de los vuelos programados. Delta Air Lines dijo que canceló unos 150 vuelos en los tres aeropuertos de Nueva York y en Filadelfia.

CEDARHURST, NUEVAMENTE AFECTADO

En la comunidad de Cedarhurst, en Long Island, la acera está repleta de puertas de madera dañadas, estanterías, sofás y alfombras, restos que la gente temía pudieran convertirse en mortales proyectiles con el viento.

El agua atravesó Cedarhurst como un río durante Sandy, obligando a Rudi Schlachter, de 34 años, a trasladar a su familia a los pisos altos de la casa.

"Lo único que se necesita es un poco de viento para que un pedazo de madera atraviese la ventana de alguien", dijo Schlachter frente a su vivienda, donde recién volvió la electricidad, pero en la que aún no había calefacción. "Nos vamos. No quiero que mis hijos vean el agua de nuevo", agregó la mujer.

Muchas gasolineras permanecían cerradas en Cedarhurst, lo que complicaba los esfuerzos de las personas de abandonar el área ante la nueva tormenta.

De cinco estaciones de gasolina en la carretera cerca de Cedarhurst, al sur del aeropuerto John F. Kennedy, ninguna tenía combustible el martes por la noche y sólo una, de Shell, recibió una entrega el miércoles por la mañana. Los automóviles debían hacer dos horas de fila para abastecerse.

"Hay discusiones una y otra vez y las personas insultan", dijo Gege Chawla, una terapeuta ocupacional cuyo padre es dueño de la estación de Shell.

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, cerró parques y playas y temporalmente prohibió actividades de construcción a la intemperie antes de la tormenta.

Residentes de al menos dos poblados costeros de Nueva Jersey también recibieron la orden de evacuar.

La Agencia Federal de Manejo de Emergencias dijo que trabajaba con autoridades locales y estatales y que estaba "lista para desplegar recursos adicionales si fuera necesario para responder a la tormenta del noreste".

El presidente Barack Obama ganó amplios elogios por la respuesta de su Gobierno ante Sandy, lo que podría haberlo ayudado a ganar la reelección el martes en una reñida carrera contra el republicano Mitt Romney.

Reporte adicional de Michelle Nichols y Karen Jacobs, Editado en español por Patricio Abusleme y Patricia Avila

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below