8 de noviembre de 2012 / 2:57 / en 5 años

Chino Hu dice corrupción amenaza al Estado

Por Sui-Lee Wee y Ben Blanchard

PEKIN (Reuters) - El saliente presidente de China, Hu Jintao, advirtió el jueves que la corrupción amenaza el gobernante Partido Comunista y al Estado, pero dijo que el partido debe seguir al mando mientras lucha contra el creciente malestar social.

También prometió reformas políticas, pero no ofreció cambios dramáticos y descartó copiar un estilo occidental de gobierno.

En un discurso del “estado de la nación” ante más de 2.000 delegados del partido seleccionados a dedo antes de que entregue el poder, Hu reconoció que la creciente molestia pública por temas como la corrupción y la degradación del medio ambiente ha socavado el apoyo del partido y llevado a un creciente número de protestas.

“La lucha contra la corrupción y la promoción de la integridad política, que son un importante tema político de gran preocupación para el pueblo, representan un compromiso político claro y de largo plazo del partido”, advirtió Hu.

Estaba abriendo un congreso de una semana en el Gran Salón del Pueblo en Pekín que marcará el comienzo de un cambio en el liderazgo que ocurre una vez cada una década en la segunda mayor economía del mundo.

“Si no somos capaces de manejar este tema bien, podría resultar fatal para el partido, e incluso causar el colapso del partido y la caída del Estado. Debemos, pues, hacer esfuerzos incansables para combatir la corrupción”, dijo Hu en un discurso de casi dos horas.

El período previo a la reunión cuidadosamente coreografiada, en la que Hu hará entrega de su cargo como jefe del partido al vicepresidente Xi Jinping, se ha visto ensombrecido por un escándalo de corrupción que involucró al una vez influyente político Bo Xilai.

El partido lo acusó de aceptar sobornos y abusar de su poder para encubrir el asesinato de un empresario británico cometido por su esposa en la ciudad suroccidental de Chongqing, que solía administrar.

Aunque Hu no mencionó a Bo -un hombre una vez considerado como un contendiente para el cargo máximo del partido-, dejó pocas dudas sobre el destino de sus comentarios.

“Todos aquellos que violan la disciplina del partido y de las leyes estatales, sean quienes sean y cualquiera que sea el poder o las posiciones oficiales que tengan, deben ser llevados ante la justicia sin misericordia”, dijo Hu a los delegados, uno de los cuales fue su predecesor, Jiang Zemin.

“Los funcionarios líderes, especialmente los de alto rango, deben (...) ejercer una estricta autodisciplina y fortalecer la educación y la supervisión sobre la familia y su personal; y nunca deben buscar algún privilegio”, agregó.

El New York Times dijo el mes pasado que la familia del primer ministro Wen Jiabao había acumulado por lo menos 2.700 millones de dólares en “riquezas ocultas”, un reporte que el Gobierno chino calificó como una calumnia.

INFLUENCIA DE JIANG

Hu entró en la sala acompañado por Jiang, señalando que el ex presidente todavía ejerce una influencia considerable en el partido y en las deliberaciones secretas para decidir sobre los nuevos líderes.

El congreso finalizará el 14 de noviembre, cuando el Comité Permanente del partido nuevo, en la cúspide del poder, será revelado. Sólo existe la certeza de que Xi y su segundo al mando Li Keqiang estarían en un comité integrado por siete miembros, y cerca de otros ocho candidatos están compitiendo por los otros puestos.

El Congreso también dará el visto bueno a la selección de cerca de dos decenas de individuos que formarán parte del Buró Político del Partido, y aprobará decenas de otros nombramientos, incluyendo jefes provinciales y administradores de algunas empresas de propiedad estatal.

“Debemos mantener el liderazgo del partido”, dijo Hu.

También identificó los servicios de salud, la vivienda, el medio ambiente, la seguridad alimentaria y de medicinas y la seguridad pública como áreas donde los problemas han “aumentado considerablemente”.

La reunión es una oportunidad para que Hu consolide su legado antes de retirarse y asegure una entrega fluida del poder, y su discurso fue una oportunidad para impulsar sus logros y tal vez ayudar a trazar un curso en el futuro.

“Fue un reporte bastante conservador”, dijo Jin Zhong, editor de la revista Open, una publicación independiente de Hong Kong que se especializa en la política china. “No hay nada allí que sugiera algún avance en reformas políticas”.

Reporte adicional de John Ruwitch y James Pomfret en Hong Kong; Escrito por Nick Macfie. Editado en español por Carlos Aliaga

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below