Cae confianza de inversores alemanes, golpea crisis europea

martes 13 de noviembre de 2012 10:58 GYT
 

Por Victoria Bryan y Sakari Suoninen

MANNHEIM, Alemania (Reuters) - La confianza de analistas e inversores alemanes bajó inesperadamente en noviembre, en momentos en que la crisis de la zona euro afecta a la mayor economía del bloque y disminuye el optimismo impulsado por un ilimitado programa de compra bonos del Banco Central Europeo.

El grupo de expertos ZEW, con sede en Mannheim, dijo que su sondeo mensual de la confianza económica cayó a -15,7 desde -11,5 en octubre, ubicándose debajo del consenso de las previsiones en un sondeo de Reuters entre 38 analistas, de una medición de -9,8.

Los datos son peores a lo esperado y provocaron que el euro tocara un mínimo de dos meses contra el dólar, mientras que las acciones europeas extendieron las pérdidas.

"En momentos en que el Banco (Central Europeo) aún no compra los bonos y se incrementan las preocupaciones sobre Grecia, los inversores parecen estar perdiendo la poca fe que habían recuperado", dijo Jennifer McKeown, economista de Capital Economics Europea.

"Por ahora, el ZEW se ve ampliamente consistente con el estancamiento económico en Alemania. Pero creemos que la economía volverá a caer en recesión el próximo año, ya que la crisis de deuda periférica se ha intensificado y la confianza empresarial y del consumidor se debilitará aún más", agregó.

Alemania parecía inmune a los problemas europeos, ya que el consumo privado se había mantenido robusto y la fuerte demanda desde fuera de la zona euro impidió que se sintieran los efectos de un menor apetito europeo.

Sin embargo, los últimos datos de la principal potencia económica europea han sido en gran parte decepcionantes, con una contratación en el sector privado en baja, una confianza empresarial cayendo en picada y un descenso de las exportaciones al mayor ritmo desde fines del año pasado.

El empeoramiento del índice de confianza económica ZEW podría deberse a decepcionantes indicadores líderes como los pedidos industriales, que cayeron un 3,3 por ciento en septiembre, una señal preocupante dado que el sector manufacturero representa un tercio del Producto Interno Bruto alemán.   Continuación...