15 de noviembre de 2012 / 14:37 / en 5 años

Funcionarios europeos de alto nivel discrepan sobre solución a deuda griega

<p>El comisario de Asuntos Econ&oacute;micos y Monetarios de la Uni&oacute;n Europea, Olli Rehn, durante una conferencia de prensa en Bruselas, nov 14 2012. El principal funcionario econ&oacute;mico de la Uni&oacute;n Europea busc&oacute; el jueves descartar que los Gobiernos de la zona euro vayan a aceptar una reducci&oacute;n de la deuda griega, despu&eacute;s de que un consejero del Banco Central Europeo dijo por primera vez que era probable un "recorte" de los pasivos del pa&iacute;s. REUTERS/Francois Lenoir</p>

Por Jussi Rosendahl y Philip Blenkinsop

HELSINKI/BRUSELAS (Reuters) - El principal funcionario económico de la Unión Europea buscó el jueves descartar que los Gobiernos de la zona euro vayan a aceptar una reducción de la deuda griega, después de que un consejero del Banco Central Europeo dijo por primera vez que era probable un “recorte” de los pasivos del país.

Una disputa entre los Gobiernos de la zona euro y el Fondo Monetario Internacional sobre cómo hacer que el enorme monto de la deuda griega sea manejable está obstaculizando la liberación de 31.000 millones de euros (39.500 millones de dólares) en préstamos de emergencia necesarios para mantener a Atenas a flote.

Funcionarios del Fondo Monetario Internacional han argumentado en privado que una “quita” de la deuda por parte de los Gobiernos de la zona euro es necesaria para hacer que Grecia sea solvente, aunque Alemania, el mayor contribuyente de los fondos de rescate del bloque, ha rechazado la idea, al sostener que sería ilegal.

El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la UE, Olli Rehn, dijo a la prensa en Helsinki que “la solución será una combinación de varios elementos, uno no es suficiente. Pero es esencial que el capital (de la deuda) no se toque. Hay una estricta unanimidad en esto al interior de la zona euro”.

Los comentarios de Rehn contrastaron con los del miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo, Luc Coene, quien dijo, según un diario belga, que eventualmente se produciría una reducción parcial de la deuda griega.

El periódico De Standaard informó que Coene hizo las declaraciones en un debate con estudiantes de la Universidad de Ghent el miércoles. El diario no publicó citas completas sobre sus comentarios.

La deuda total griega aumentaría al 190 por ciento del Producto Interno Bruto del país el próximo año, lo que implica que es altamente improbable que se reduzca al 120 por ciento del PIB para el 2020, el nivel que el FMI ha sostenido es el máximo sostenible en el largo plazo.

Los bancos, aseguradoras y otros inversores privados que poseen cerca de 206.000 millones de euros en bonos griegos aceptaron un feroz “recorte” en el valor nominal de sus títulos previamente este año.

La crisis de deuda de la zona euro comenzó en Grecia hace tres años cuando un Gobierno recién electo reveló que el país había subestimado intencionalmente su déficit fiscal.

Atenas logró vender casi 1.000 millones de euros en notas a corto plazo el jueves y recaudó los 5.000 millones de euros que requiere para saldar papeles que vencen el viernes y evitar así un incumplimiento de pagos.

Pero el Gobierno necesita desesperadamente el próximo tramo de préstamos internacionales para recapitalizar a sus bancos y pagar a sus empleados y proveedores.

Una fuente de alto rango den la zona euro dijo a Reuters el miércoles que los ministros de Finanzas de los 17 países del bloque sólo intentarían cerrar la brecha financiera de Grecia al 2014 cuando se reúnan de nuevo en Bruselas el próximo martes, en lugar de hallar una solución hasta el 2020 como intenta el FMI.

“Nos concentraremos en el 2013 y 2014. La suma es de casi 13.500 millones de euros (17.200 millones de dólares)”, dijo la fuente involucrada en las negociaciones, que prefirió mantener el anonimato.

La decisión postergaría una solución de largo plazo al problema de la deuda griega hasta después de la elección general en Alemania en septiembre del 2013, pero no sería aceptada por el FMI.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, se enfrentó públicamente esta semana a Jean-Claude Juncker, el presidente de los ministros de Finanzas de la zona euro, al sostener que el prestamista global difiere con los europeos sobre cómo hacer que la deuda griega sea sostenible.

Lagarde insistió el miércoles que el FMI, que ofreció hasta casi un tercio de los préstamos de rescate a Grecia en dos etapas, busca una “solución real” y no medidas “rápidas” para resolver el problema.

Reporte adicional de Ritsuko Ando en Helsinki, Lefteris Papadimas en Atenas, Annika Breidthardt en Berlin, Jan Strupczewski in Bruselas, Martin Santa en Bratislava y Lesley Wroughton en Kuala Lumpur. Escrito por Paul Taylor

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below