19 de noviembre de 2012 / 15:53 / en 5 años

BCE y Bundesbank, enfrentados por supervisión bancaria

Por John O'Donnell y Eva Kuehnen

BRUSELAS/FRANCFORT (Reuters) - El Banco Central Europeo (BCE) dijo el lunes que debería tener el poder de supervisar a todos los prestamistas dentro de una unión bancaria, una demanda que fue rápidamente atenuada por el presidente del influyente Bundesbank de Alemania.

Después de tres años de una fragmentada pelea contra la crisis, los países europeos están intentando acordar la posibilidad de tener una unión bancaria para forjar una base para una integración económica más amplia y proteger el euro.

Eso implica el primer intento de unificar la respuesta del bloque para los bancos problemáticos.

De todos modos, la reforma ha dividido a Europa tras generar tensiones que se hicieron evidentes una vez más en los contrastantes mensajes expresados por el miembro francés del comité ejecutivo del BCE y el presidente del Bundesbank.

En un discurso en Bruselas, el miembro del BCE Benoit Coeure dijo: "Es crucial que todos los bancos sean cubiertos por el SSM (sigla en inglés del mecanismo único de supervisión)".

Una medida así implicaría que el BCE pasaría a supervisar una extensa serie de prestamistas, desde las multinacionales europeas más grandes hasta los pequeños bancos locales.

Los comentarios de un miembro del ente que forma el núcleo del Consejo de Gobierno pone al BCE en oposición al Gobierno alemán, que quiere mantener el control primario de los bancos de ahorro comunitario en el país y busca limitar las competencias del banco central del bloque a los prestamistas más importantes del sistema.

Pero Coeure advirtió que no darle al BCE un alcance mayor perjudicaría a los bancos que no queden bajo su supervisión. Su temor es que los bancos que queden fuera del plan puedan ser considerados menos seguros, lo que derivaría en menos depósitos y financiamiento.

"Un sistema de dos niveles resultaría en un campo de juego desigual y eso efectivamente segmentaría el sector bancario, que es lo que precisamente estamos tratando de reparar", remarcó.

Convertir al BCE en supervisor de los prestamistas en los 17 países que utilizan el euro sería el primero de los tres pilares que conformarían una unión bancaria. Los líderes europeos se han comprometido a completarlo para fin de año.

Sin embargo, Jens Weidmann, el presidente del Bundesbank, advirtió que el nuevo plan de supervisión no debería "pasarse de la raya".

"La responsabilidad nacional puede continuar donde el riesgo puede ser soportado a nivel nacional y donde no haya peligro para los contribuyentes de otros estados miembros", señaló.

Weidmann también argumentó en favor de un sistema más fuerte que haga frente a los bancos en problemas.

El directivo del Bundesbank también exigió una separación clara de las tareas de política monetaria y supervisión en el BCE y una mayor influencia de Alemania en los temas de supervisión bancaria.

"Hay un conflicto de intereses en la implementación práctica entre la supervisión bancaria y la política monetaria", indicó Weidmann.

Sus comentarios seguramente generarán preocupación en Bruselas por la posibilidad de que el concepto de unión bancaria pueda estar derrumbándose.

Reporte de Robin Emmott y John O'Donnell en Bruselas y Eva Kuehnen en Francfort. Editado en español por Damián Pérez

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below