20 de noviembre de 2012 / 11:43 / hace 5 años

Crece la presión mundial para una tregua en Gaza

<p>Simpatizantes del grupo Jamiat Talaba, una organizaci&oacute;n de estudiantes relacionada con el grupo pol&iacute;tico isl&aacute;mico m&aacute;s importante de Pakist&aacute;n, el Jamaat-e-Islami, gritan consignas en contra de Estados Unidos e Israel durante una manifestaci&oacute;n en Lahore, Pakist&aacute;n. 20 noviembre, 2012. El secretario general de la ONU pidi&oacute; el martes un alto el fuego inmediato en la Franja de Gaza, mientras la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, se dirig&iacute;a a la regi&oacute;n con el mensaje de que una escalada en este conflicto que ya dura una semana no interesa a nadie. REUTERS/Mohsin Raza</p>

Por Nidal al-Mughrabi y Maayan Lubell

GAZA/JERUSALEN (Reuters) - El secretario general de la ONU pidió el martes un alto el fuego inmediato en la Franja de Gaza, mientras la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, se dirigía a la región con el mensaje de que una escalada en este conflicto que ya dura una semana no interesa a nadie.

No obstante, el lanzamiento de cohetes palestinos y los ataques aéreos israelíes continuaban por séptimo día.

Egipto estaba tratando de lograr una tregua entre Israel y el movimiento Hamas que gobierna Gaza. Una fuente de inteligencia egipcia dijo: “aún no hay avance y Egipto está trabajando para encontrar un punto medio”.

El Ejército israelí apuntó contra unos 100 sitios de Gaza durante la noche, incluidos almacenes de munición y la sede en Gaza del Banco Nacional Islámico. El Ministerio de Salud de Gaza dijo que seis palestinos murieron.

La policía de Israel indicó que más de 60 cohetes fueron lanzados desde Gaza para el mediodia, y que 25 de los proyectiles fueron interceptados por el sistema antimisiles israelí denominado Cúpula de Hierro. Los militares dijeron que un oficial resultó herido.

Unos 115 palestinos han muerto en una semana de combates, la mayoría de ellos civiles, incluidos 27 niños, según funcionarios hospitalarios. Tres israelíes murieron la semana pasada cuando un misil lanzado desde Gaza impactó contra su casa.

En El Cairo, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió un alto el fuego inmediato y dijo que una operación terrestre israelí en Gaza sería “una escalada peligrosa” que debe evitarse.

Se reunió en la capital egipcia con el jefe de la Liga Árabe, Nabil Elaraby, y el primer ministro de Egipto, Hisham Kandil, antes de viajar a Israel para unas conversaciones con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Ban planeaba regresar a Egipto el miércoles para encontrarse con el presidente Mohamed Mursi, quien no estaba disponible el martes debido a la muerte de su hermana.

Los líderes de Israel sopesaban los beneficios y riesgos de enviar tanques e infantería al densamente poblado enclave costero dos meses antes de las elecciones israelíes, e indicaron que preferirían un camino diplomático respaldado por las potencias mundiales, incluidos el presidente estadounidense Barack Obama, la Unión Europea y Rusia.

La Casa Blanca dijo que Clinton se dirigía a Oriente Medio para unas conversaciones en Jerusalén, Ramala y El Cairo para intentar calmar el conflicto. Fuentes israelíes dijeron que esperaba reunirse el miércoles con Netanyahu.

Netanyahu y sus principales ministros debatían sus próximos movimientos en una reunión que se prolongó hasta las primeras horas del martes.

“Antes de decidir sobre una invasión terrestre, el primer ministro intenta agotar las iniciativas diplomáticas para ver si puede lograrse un alto el fuego a largo plazo”, dijo un funcionario israelí hablando bajo condición de anonimato, tras la reunión.

Una delegación de nueve ministros árabes, liderados por el ministro de Relaciones Exteriores egipcio, se iba a reunir más tarde, en una muestra más de la creciente solidaridad árabe con los palestinos.

EGIPTO, JUGADOR CLAVE

Cualquier solución diplomática podría pasar por Egipto, el otro vecino de Gaza, donde el derrocamiento de Hosni Mubarak y la elección de Mursi forman parte de unos cambios drásticos en Oriente Medio, gestados a través de levantamientos y que afectan ahora al conflicto entre palestinos e israelíes.

Mursi, cuyos Hermanos Musulmanes fueron mentores de los fundadores de Hamás, recibió una llamada de Obama el lunes en la que se le decía que el grupo debe frenar el lanzamiento de cohetes contra Israel - respaldando la postura de Israel al lanzar la ofensiva la semana pasada. Obama, según fue citado por la Casa Blanca, lamentó también la muerte de civiles, que han sido predominantemente palestinos.

“Los dos dirigentes hablaron de formas para reducir la escalada en Gaza, y el presidente Obama subrayó la necesidad de Hamás de dejar de lanzar cohetes contra Israel”, dijo la Casa Blanca, añadiendo que el presidente había llamado también a Netanyahu.

“En ambas llamadas, el presidente lamentó la pérdida de vidas de civiles israelíes y palestinos”.

Mursi ha advertido a Netanyahu de las graves consecuencias que tendría una invasión por tierra del tipo que mató a más de 1.400 personas en Gaza hace cuatro años. Pero ha sido cauto de no molestar a Israel, con el que los ex gobernantes egipcios firmaron un tratado de paz en 1979, o a Washington, importante donante de ayuda a Egipto.

El primer ministro egipcio, Hisham Kandil, dijo a Reuters que el alto el fuego era posible: “Creo que estamos cerca, pero la naturaleza de este tipo de negociación (hace que) sea muy difícil de predecir”.

Después de que el líder de Hamas, Jaled Meshaal, exigiera en El Cairo que Israel diera el primer paso para restaurar la calma, y advirtiera a Netanyahu de que una guerra terrestre en Gaza podría hundir sus perspectivas para la reelección en enero, un alto cargo israelí negó la afirmación de Hamás de que el primer ministro hubiera pedido una tregua.

“Quien comenzó la guerra, debe terminarla”, dijo Meshaal, en referencia a la muerte por parte de Israel el pasado miércoles de un jefe militar de Hamás en Gaza, un paso que se produjo tras el lanzamiento de cohetes hacia localidades israelíes durante varias semanas.

Un funcionario próximo a Netanyahu dijo a Reuters: “Preferiríamos una solución diplomática que garantice la paz para la población del sur de Israel. Si eso es posible, entonces ya no será necesaria una operación por tierra”.

Reforzado por la subida al poder de los islamistas en Egipto y otros lugares, y cortejados por los líderes suníes del Golfo que quieren apartar al grupo palestino de sus viejos lazos con los chiíes de Irán, Hamás ha probado su espacio para maniobrar, además de misiles de más largo alcance que han llegado a la metrópolis de Tel Aviv.

Las estadísticas israelíes mostraron una menor virulencia de los intercambios de fuego el lunes. La policía israelí contó 110 cohetes, sin bajas, de los cuales 42 fueron abatidos por las baterías antimisiles. No ha habido ningún ataque contra Tel Aviv desde el domingo.

Hamás dijo que dos gemelos de cuatro años murieron con sus padres cuando su casa en la localidad de Beit Lahiya fue atacada desde el aire durante la noche. Los vecinos dijeron que los fallecidos no tenían lazos con ningún grupo extremista. Israel no realizó comentarios inmediatos sobre el ataque.

Escrito por Alastair Macdonald, Jeffrey Heller y Crispian Balmer; Traducido por Inmaculada Sanz y Raquel Castillo en la Redacción de Madrid; Editado por Ana Laura Mitidieri

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below