División en el BOJ sale a la luz al avivarse debate político

lunes 26 de noviembre de 2012 05:41 GYT
 

Por Stanley White y Leika Kihara

TOKIO / NAGOYA, Japón (Reuters) - Una división dentro del Banco de Japón quedó al descubierto el lunes, con los recién llegados a su directorio instando a fortalecer el compromiso con una política ultraflexible, en momentos en que se intensifica la presión sobre el banco central para una acción más audaz antes de las elecciones del próximo mes.

En un esfuerzo por llevar el debate lejos del banco central, el gobernador del Banco de Japón (BOJ, por su sigla en inglés), Masaaki Shirakawa, reiteró su visión de que el alivio monetario no puede por sí solo vencer a la deflación, instando al Gobierno a que busque la reforma tributaria y la desregulación para estimular la inversión interna.

Pero minutas de la reunión del 30 de octubre del consejo de nueve miembros publicadas el lunes mostraron que Takehiro Sato, uno de los recién llegados, sugirió una postura más activista sobre la expansión monetaria una vez que finalice el plazo de Shirakawa en abril.

La conducta de la política se ha convertido en una de las áreas más candentes del debate político antes de las elecciones del 16 de diciembre después de que, Shinzo Abe, el líder del opositor Partido Liberal Democrático (PLD) y el probable nuevo primer ministro, pidió al banco central adoptar tasas de interés negativas y otras medidas radicales.

Abe también amenazó con remover la independencia del BOJ para permitir que el Gobierno tenga la última palabra sobre los objetivos y los medios para alcanzarlos.

Sato, un ex economista que ha pedido más medidas del BOJ para mantener bajo control las subidas del yen, propuso vincular más estrechamente la política monetaria a la subida de los precios de consumo y sugirió renunciar a la opinión del Banco de Japón de que la inflación al consumidor se acercará al 1 por ciento en el año fiscal que termina en marzo del 2015.

Las minutas de la reunión mostraron que Takahide Kiuchi, otro ex economista que se unió a la junta en julio con Sato, estaba solo en su apoyo a la propuesta, mostrando que sus opiniones carecían de un amplio apoyo por lo menos por ahora.

"Algunos miembros plantearon la cuestión de si era ejercer influencia adicional sobre las tasas de interés y demostrar la postura más clara del BOJ sobre flexibilización monetaria al cambiar los términos actuales", mostraron las minutas.   Continuación...