27 de noviembre de 2012 / 11:44 / hace 5 años

Samaras, satisfecho por acuerdo deuda; griegos escépticos

Por Harry Papachristou y Karolina Tagaris

ATENAS (Reuters) - El primer ministro de Grecia, Antonis Samaras, acogió el martes el acuerdo entre prestamistas internacionales para ayudar a reducir la deuda de su país y prometió a la escéptica opinión pública un nuevo amanecer luego de meses de estar bajo la amenaza de la bancarrota.

Cansados por discusiones políticas y reiterados recortes de gastos, muchos griegos reaccionaron al acuerdo con desdén, mientras que el partido opositor Syriza lo calificó como "un compromiso a medias" que no resolverá los problemas del país.

"Ayer (lunes) terminó oficialmente un período muy gris, muy oscuro para Grecia y ha terminado para siempre", comentó Samaras en declaraciones emitidas por televisión. "Los griegos fuimos hechos para tiempos difíciles y cuando las cosas se ponen duras, saca lo mejor de nosotros", agregó.

Tras 12 horas de conversaciones, los ministros de Finanzas de la zona euro y el Fondo Monetario Internacional acordaron reducir la deuda griega en 40.000 millones de euros (52.000 millones de dólares), abriendo el camino para un rescate de 43.700 millones de euros que será desembolsado ​​a inicios de 2013.

Sólo una décima parte de esa suma estará destinada a pagar intereses y el Gobierno planea gastar cerca de 7.000 millones de euros para pagar dinero adeudado a abastecedores, afirmó Samaras.

Los griegos, habituados a años de amargas discusiones sobre el destino del país y reiteradas rondas de recortes de gastos que han elevado el desempleo y perjudicado la calidad de vida, no estaban impresionados.

"¿Y qué?", preguntó Nikos Kamoudis, de 60 años, un reparador de calzado en el centro de Atenas, cuyo negocio ha sufrido por la recesión.

"Al final del día, si no tienes dinero en tu bolsillo para alimentar a tu familia y pagar tus cuentas, no importa qué decisiones tomen allá", agregó.

Un sondeo publicado el lunes antes del acuerdo mostró que un 84 por ciento de los griegos sentían que la incertidumbre persistirá, aún con el desembolso de dinero y que sólo un 10 por ciento cree que salvará al país.

El principal índice accionario de Grecia subió un 0,3 por ciento, pero los títulos de bancos se despeñaron casi un 10 por ciento pro temores de que un plan de recompra de deuda pueda afectar aún más a su golpeado capital.

"El lado positivo es que nos han dado algo de oxígeno para seguir respirando por un período y ver finalmente un alto a esta discusión sobre obtener o no obtener el tramo (de ayuda)", afirmó Takis Zamanis, operador jefe de Beta Securities.

"Por otro lado, siguen las preocupaciones sobre cómo procederá la recompra y bajo qué términos. Parece que los bancos están peor", agregó.

Un alto funcionario del Gobierno desestimó esas preocupaciones y dijo que los bancos mantienen la deuda griega a su nivel actual en vez de su valor nominal, protegiéndolos de pérdidas por la recompra.

Atenas también designó a un banquero, Stelios Papadopoulos, para que llene la vacante de jefe de su agencia de deuda que manejará la recompra.

"NUEVO COMIENZO"

La agencia de calificación crediticia Fitch dijo que el acuerdo alivió la amenaza inmediata de una cesación de pagos de Grecia o de una salida del país de la zona euro.

Sin embargo, advirtió que aún hay riesgos y que no está claro si el acuerdo podría impulsar lo suficiente la confianza de los consumidores e inversores.

Tras meses de pugnas internas por impopulares medidas de austeridad que el Gobierno se vio forzado a aprobar para conseguir ayuda financiera, los tres partidos de la coalición de Samaras dieron la bienvenida al acuerdo.

"Este es el nuevo comienzo que necesita el país, después de nueve meses de espera", dijo el líder del partido socialista PASOK y ex ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos.

"Ahora depende de nosotros nosotros hacer que funcione", agregó.

El otro socio minoritario en la coalición, la Izquierda Democrática, calificó el acuerdo como "un paso decisivo" para mantener a Grecia en la zona euro.

La oposición griega, que está en contra del rescate, desestimó el acuerdo y afirmó que es menos dinero de lo que se necesita para hacer sostenible la deuda del país.

"Es un compromiso a medias, un pequeño parche en la herida abierta de la deuda (de Grecia)", dijo Dimitris Papadimoulis, importante legislador del partido de izquierda radical Syriza, que lidera en las encuestas.

Papadimoulis dijo que la canciller alemana, Angela Merkel, era un obstáculo para la condonación de un 50 por ciento de la deuda de Grecia, que a su juicio es lo que Atenas necesita.

"(El acuerdo fue aprobado) bajo la presión de las intolerantes, egoístas y miopes políticas económicas de Merkel, que mezquinamente vela por su dinero", dijo.

(1 dólar = 0,7713 euros)

Reporte adicional de Renee Maltezou; escrito por Deepa Babington. Editado en español por Patricio Abusleme

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below