Evans de la Fed desea más alivio, Fisher quiere límites

miércoles 28 de noviembre de 2012 10:05 GYT
 

Por Andrea Hopkins y Sarah Marsh

TORONTO / BERLIN (Reuters) - Las profundas divisiones de la Reserva Federal quedaron expuestas el martes, apenas dos semanas antes de la siguiente reunión de política monetaria del banco central de Estados Unidos, con un funcionario de la Fed impulsando un mayor alivio y otro defendiendo la fijación de límites.

La brecha pone de relieve los obstáculos que enfrenta el presidente de la Fed, Ben Bernanke, en su intento de alcanzar un consenso entre sus compañeros sobre los esfuerzos políticos a veces polémicos del banco central por reducir la elevada tasa de desempleo del país, que registró un 7,9 por ciento el mes pasado.

Charles Evans, presidente de la Reserva Federal de Chicago y uno de los moderados de la Fed, dijo que las tasas de interés deberían permanecer cerca de cero hasta que la tasa de desempleo caiga a menos del 6,5 por ciento. Tal política acarrearía "sólo riesgos mínimos de inflación", y podría impulsar el crecimiento más rápido que en otro caso, dijo.

Evans, que pasará a ocupar en enero un asiento con derecho a voto en el panel de fijación de política de la Fed, también dijo que la Fed debería intensificar su programa de alivio cuantitativo en el nuevo año para mantener su nivel global de compras de activos en 85.000 millones de dólares al mes por la mayor parte, si no todo, el 2013.

Pero el presidente de la Fed de Dallas, Richard Fisher, un duro que se inclina por el rigor fiscal, dijo que el banco central de Estados Unidos podría meterse en problemas si no se establece un límite a la cantidad de activos que está dispuesto a comprar.

"No se puede expandir de manera ilimitada sin consecuencias terribles", dijo a periodistas en el marco de la conferencia organizada por el Levy Economics Institute de Berlín. "No hay un infinito en la política monetaria, sabemos eso a partir de la experiencia alemana", agregó.

En septiembre, la Fed lanzó un abierto programa de compra de activos, partiendo con 40.000 millones de dólares en valores respaldados por hipotecas y prometiendo continuar o reforzar el programa a menos que las perspectivas del mercado laboral mejoren sustancialmente.

Esas compras se suman a los 45.000 millones de dólares en bonos del Tesoro a largo plazo que la Fed está comprando cada mes bajo la Operación Twist, compras que se financian con la venta de una cantidad igual de bonos del Tesoro a corto plazo.   Continuación...

 
<p>Foto de archivo del presidente de la Reserva Federal de Chicago y uno de los moderados de la Fed, Charles Evans, durante un panel de discusi&oacute;n en una conferencia en Beverly Hills, California. 1 de mayo, 2012. REUTERS/Danny Moloshok. Las profundas divisiones de la Reserva Federal quedaron expuestas el martes, apenas dos semanas antes de la siguiente reuni&oacute;n de pol&iacute;tica monetaria del banco central de Estados Unidos, con un funcionario de la Fed impulsando un mayor alivio y otro defendiendo la fijaci&oacute;n de l&iacute;mites.</p>