29 de noviembre de 2012 / 23:13 / hace 5 años

RESUMEN-Boehner no ve progresos en conversaciones sobre "abismo fiscal"

6 MIN. DE LECTURA

Por Richard Cowan y David Lawder

WASHINGTON (Reuters) - El presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, John Boehner, dijo que no hubo progresos en las conversaciones sobre el "abismo fiscal" con la Casa Blanca y criticó al presidente Barack Obama y a los demócratas por no ponerse serios sobre incluir recortes de gastos en un acuerdo final.

Boehner dijo que estaba "decepcionado" tras una llamada telefónica con Obama la noche del miércoles y una reunión el jueves con el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, no pareció haber acercado a ambos lados a un acuerdo para evitar las alzas de impuestos y recortes de gastos que inician el 1 de enero.

"Estoy decepcionado por dónde estamos y por lo que ha sucedido en las últimas semanas", dijo Boehner, tras la reunión privada con Geithner.

"No se han logrado avances importantes en las conversaciones entre la Casa Blanca y la Cámara de Representantes en las últimas dos semanas", afirmó. "Hasta ahora no han habido discusiones serias sobre recortes de gastos, y a menos que hayan, existe un peligro real de ir hacia el abismo fiscal".

Los mercados cayeron brevemente a territorio negativo debido a los comentarios de Boehner, continuando lo que se ha convertido en un patrón de cambios basados en las últimas declaraciones o titulares sobre el panorama de un acuerdo para evitar la crisis fiscal.

El tono mostró un fuerte contraste con el expresado el 16 de noviembre, la última vez que Obama se reunió con los líderes del Congreso. En aquella ocasión, Boehner permaneció junto a los líderes demócratas y expresó optimismo de que podrían encontrar terreno común en las negociaciones.

Complicando el debate el jueves estuvo una renovada disputa sobre elevar el techo de la deuda del país. Ese explosivo tema, que podría haber sido manejado separadamente en la primavera boreal, se coló en la contienda del abismo fiscal en un intercambio entre los republicanos y los demócratas.

Boehner dijo que cualquier incremento del límite de la deuda necesita ser igualado o superado por los recortes de gastos a ser propuestos por Obama como parte de las negociaciones.

Profundamente Irresponsable

En tanto, el portavoz de la Casa Blanca Jay Carney respondió demandando que el Congreso siga adelante y eleve el techo de la deuda como parte de cualquier acuerdo de final de año para evitar la crisis fiscal. Hacer lo contrario, aseguró, sería "profundamente irresponsable".

La última disputa partidista sobre el límite del endeudamiento del país en el 2011 fue solucionada por una ley que condujo directamente al abismo fiscal y a una rebaja de la calificación crediticia de la deuda estadounidense.

Geithner, máximo negociador de Obama en las conversaciones, se reunió con líderes del Congreso de ambos partidos cuando se aproxima la fecha límite de fin de año para evitar que se hagan realidad alzas de impuestos y recortes de gastos por 600.000 millones de dólares, que los analistas aseguran llevaría a la economía del país de vuelta a una recesión.

Tira Y Afloja

Uno de los asuntos inmediatos a resolver es si los recortes de impuestos que se originaron en la administración de George W. Bush deberían extenderse más allá del 31 de diciembre para todos los contribuyentes -como quieren los republicanos- o sólo para los menos adinerados con ingresos por debajo de los 250.000 dólares anuales -como quiere Obama-.

Los republicanos han dicho que están dispuestos a considerar nuevas formas de elevar los ingresos siempre que los demócratas y Obama acuerden acompañarlas con importantes recortes de gastos, particularmente a programas de seguridad social como los estatales Medicare y Medicaid.

"Sin recortes de gastos y reformas a la seguridad social, va a ser imposible abordar la crisis de deuda de nuestro país. Ahora, todos los ojos están sobre la Casa Blanca", dijo Boehner.

El líder republicano afirmó que el Gobierno no ha ofrecido nuevos planes durante la reunión para romper el punto muerto de las conversaciones, mientras que el líder demócrata del Senado aseguró que aún esperan una propuesta "razonable" de parte de los republicanos.

Pese a algunas grietas en las filas republicanas, especialmente del legislador Tom Cole de Oklahoma, ninguno de los dos partidos se ha movido significativamente de su posición.

Ante la ausencia de progresos o cualquier entendimiento realista de cuándo o si los republicanos y los demócratas podrían evitar el abismo o lograr algún acuerdo en la reducción del déficit, hablar del tema se está volviendo algo más regular entre los líderes empresariales y los funcionarios de la Reserva Federal.

Los presidentes de la Fed de Nueva York y Dallas, William Dudley y Richard Fisher, respectivamente, resaltaron el jueves los problemas que los legisladores estadounidenses están causando para la contratación y la economía con cada día que pasa y no logran un acuerdo para evitar el "abismo fiscal".

Dudley advirtió que, si no se aborda el tema, es probable que la contracción económica sea mayor a la normal debido a que las tasas de interés son muy bajas.

Reporte adicional de Rachelle Younglai, Thomas Ferarro y Kim Dixon; Escrito por John Whitesides y Fred Barbash; Editado en Español por Manuel Farías

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below