4 de diciembre de 2012 / 13:42 / en 5 años

Manifestantes egipcios vencen vallas en palacio presidencial

<p>Un grupo de personas transita en medio de una serie de carpas de manifestantes contrarios al presidente de Egipto, Mohamed Mursi, en la plaza Tahrir de El Cairo, dic 4 2012. La oposici&oacute;n egipcia convoc&oacute; el martes a protestas masivas contra la medida del Gobierno isl&aacute;mico de realizar un referendo sobre una nueva Constituci&oacute;n, luego de que el presidente Mohamed Mursi lograra superar ciertos obst&aacute;culos judiciales para efectuar el plebiscito. REUTERS/Asmaa Waguih</p>

Por Alistair Lyon y Yasmine Saleh

El CAIRO (Reuters) - La policía de Egipto lanzaba el martes gases lacrimógenos a manifestantes que protestaban contra la medida del presidente islámico Mohamed Mursi de realizar un referendo sobre una nueva Constitución, mientras algunos sobrepasaban el cordón policial que rodea al palacio de Gobierno, mostraron imágenes de televisión.

Varios centenares de manifestantes se habían reunido en las cercanías de la residencia presidencial egipcia en lo que calificaron como una “última advertencia” a Mursi.

Dos fuentes dijeron que el presidente Mursi abandonó el palacio presidencial debido a las protestas.

“El presidente dejó el palacio”, dijo a Reuters una fuente de la presidencia que pidió no ser identificado. Una fuente de seguridad también dijo que Mursi había salido del edificio.

El presidente de Egipto desató una ola de protestas cuando el 22 de noviembre se adjudicó temporalmente poderes extraordinarios, a través de un decreto con el que buscaba evitar que un sistema judicial aún dominado por personas asignadas por su predecesor Hosni Mubarak impida la compleja transición política en Egipto.

“El pueblo quiere la caída del régimen”, gritaban los manifestantes el martes.

La policía antidisturbios se había desplegado previamente alrededor del palacio presidencial, luego de que los activistas dijeran que marcharían a la residencia de Gobierno. Los manifestantes gritaban “váyanse, váyanse” y sostenían banderas egipcias con inscripciones que decían “No a la Constitución”.

Otros activistas se reunieron frente a dos mezquitas en el norte de El Cairo antes de marchar hacia el palacio de Gobierno.

“Muchos de nuestros líderes nacionales y jóvenes se unirán a nosotros en nuestras marchas de hoy (martes)”, dijo Hussein Abdel Ghany, portavoz de la coalición de oposición.

“Nuestras marchas son contra la tiranía y el inválido decreto constitucional y no nos retractaremos en nuestra posición hasta que nuestras demandas sean cumplidas”, agregó.

No obstante, hasta el momento ha habido sólo una respuesta limitada al llamamiento de la oposición a una campaña de desobediencia civil en el país más poblado del mundo árabe y su centro cultural.

Algunos cientos de manifestantes se reunieron cerca de la casa del mandatario en un suburbio de El Cairo, gritando consignas contra su decreto y contra el partido Hermanos Musulmanes, con el que Mursi ganó las elecciones en junio.

Liberales, izquierdistas y cristianos, entre otros, han acusado a Mursi de establecer un escenario político dictatorial para avanzar con una Constitución delineada por una Asamblea dominada por musulmanes.

Los periódicos independientes más leídos de Egipto no publicaron sus ediciones el martes en protesta a lo que llamaron la “dictadura” de Mursi. En tanto, los bancos planeaban cerrar tres horas antes, dijo un funcionario del sector.

“La presidencia cree que la oposición es demasiado débil e inoperante. Hoy (martes) es el día que les demostramos que la oposición es una fuerza con la que tendrán que vérselas”, dijo Abdelrahman Mansour en la Plaza Tahir de El Cairo, el epicentro de la revuelta que derrocó a Mubarak.

“Mursi debe salir a hablar y escuchar al pueblo, a la oposición”, indicó el activista. “La oposición dice ‘no’ a la Constitución y ‘no’ a la autocracia”, agregó.

Los islamistas, que ya han expulsado al Ejército del mando político, sienten que llegó su momento para delinear el futuro de Egipto, un aliado de Estados Unidos cuyo tratado de paz con Israel es una piedra basal de la política de Washington en Oriente Medio.

Hermanos Musulmanes y sus aliados, que realizaron una multitudinaria manifestación a favor de Mursi el sábado, confían en que habrá disponibles suficientes miembros del sistema judicial para supervisar el referendo previsto para el 15 de diciembre, a pesar del pedido de boicot de algunos jueces.

Reporte de Tom Perry y Marwa Awad; Editado en español por Ana Laura Mitidieri

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below