Ex funcionarios presionan a legisladores EEUU para que resuelvan el abismo fiscal

martes 4 de diciembre de 2012 22:35 GYT
 

Por David Alexander

WASHINGTON (Reuters) - Quince ex funcionarios de alto rango de seguridad nacional de Estados Unidos instaron el martes a los legisladores a poner al país en un camino fiscal sostenible y evitar los recortes al gasto que comienzan en enero, advirtiendo que el liderazgo global de Washington está en riesgo.

Los funcionarios, que corresponden a ocho gabinetes presidenciales distintos e incluyen a los ex secretarios de Estado Henry Kissinger, James Baker, Madeleine Albright y George Shultz, dijeron que habían formado una coalición para subrayar la necesidad de que los líderes electos actúen.

"El paso del tiempo no sólo ha agravado algunos de los problemas económicos, ha revelado uno político quizás igualmente peligroso: Nuestra incapacidad de luchar con los urgentes desafíos fiscales no representa nada menos que una crisis en nuestro orden democrático", dijo el almirante en retiro Mike Mullen, presidente de la coalición.

Mullen, ex presidente del Estado Mayor Conjunto, dijo que la coalición está instando al Congreso a evitar el "abismo fiscal" que se avecina a fin de año, cuando subirán los impuestos a los salarios y entrará en vigor 1 billón de dólares en recortes automáticos al gasto gubernamental a lo largo de una década.

El dijo que el grupo también está presionando por una reducción sustancial del déficit durante la década, quiere ver una reforma tributaria que eleve los ingresos y está alentando a los legisladores a poner los programas de ayuda social como Medicare y la Seguridad Social en un camino sostenible en el largo plazo.

"Debemos evitar el llevar a nuestro país al abismo fiscal. Ninguna ideología partidista merece la pena para nuestra nación", dijo Mullen.

"Pero sólo evitar el desastre y postergar decisiones estructurales difíciles que deben tomarse sobre nuestra economía de manera sensata para el futuro no es suficiente", agregó.

Mullen y los otros dijeron que el Departamento de Defensa, que recibió la orden de reducir su gasto proyectado en 487.000 millones de dólares bajo la ley de Control de Presupuesto del año pasado, debería estar preparado para recortar aún más.   Continuación...