6 de diciembre de 2012 / 12:27 / en 5 años

Siria dice que la alerta de armas químicas es un "pretexto para una intervención"

<p>Imagen de archivo de una serie de edificios da&ntilde;ados por cohetes de la Fuerza A&eacute;rea Siria, seg&uacute;n activistas en Ain Terma, al este de Damasco, dic 2 2012. Rebeldes sirios dijeron el mi&eacute;rcoles que rodearon una base a&eacute;rea cerca de Damasco, en una nueva se&ntilde;al de que la revuelta se est&aacute; acercando a la capital, un d&iacute;a despu&eacute;s de que la OTAN tomara acciones defensivas en torno al conflicto al aprobar el env&iacute;o de misiles a la vecina Turqu&iacute;a. REUTERS/Karm Seif/Shaam News Network/Handout</p>

Por Erika Solomon

BEIRUT (Reuters) - Las potencias occidentales están incitando temores sobre el posible uso de armas químicas en la guerra civil de Siria como “pretexto para una intervención”, afirmó el jueves el Gobierno de Bashar al-Assad, luego de que varios países dijeran que les preocupaba que el presidente usara gas venenoso.

“Siria hace hincapié de nuevo, por décima, centésima vez, que si tuviéramos esas armas no serían usadas contra su pueblo. No cometeríamos un suicidio”, dijo el viceministro de Relaciones Exteriores, Faisal Maqdad, al canal libanés Al Manar.

“Tememos que haya una conspiración para proveer pretextos a cualquier intervención posterior en Siria por parte de estos países que están aumentando la presión a Siria”, indicó.

En tanto, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, escribió al presidente sirio exhortándole no usar armas químicas en el conflicto, dijo el jueves la oficina de prensa del organismo.

En una lectura de una conferencia telefónica que Ban mantuvo con Ahmet Uzumcu, director de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas, la oficina de prensa dijo que el jefe de la ONU informó a Uzumcu que “cualquier uso de tales armas sería un crimen atroz con nefastas consecuencias”.

“El secretario general informó que había escrito nuevamente al presidente al-Assad instándolo a abstenerse de usar esas armas bajo ninguna circunstancia y enfatizó la responsabilidad fundamental del Gobierno sirio de garantizar la seguridad de las reservas de esas armas”, explicó la oficina.

Mientras caía la noche en Damasco, la autopista hacia el aeropuerto internacional de la capital estaba cerrada debido a enfrentamientos, dijeron testigos. Los rebeldes informaron que no irrumpirán en la terminal aérea pero la rodearán para evitar los vuelos que abastecen al Ejército.

Varios países occidentales advirtieron esta semana al Gobierno de Assad de no usar armas químicas, muchos citando informes secretos de inteligencia que funcionarios estadounidenses dijeron mostraba que Siria podría estar preparándose para usar gas venenoso.

La OTAN decidió esta semana enviar baterías estadounidenses, alemanas y holandesas de misiles antiaéreos Patriot a la frontera de Turquía con Siria, lo que significa que se desplegarán cientos de soldados estadounidenses y europeos en la frontera por primera vez.

Hasta ahora, Occidente se ha resistido a llevar a cabo una intervención en la guerra civil de Siria como lo hizo en Libia para derrocar a Muammar Gaddafi el año pasado.

Alemania aprobó el envío de los misiles el jueves. La OTAN dice que es una medida defensiva para evitar ataques transfronterizos contra Turquía, pero Siria teme que lleve a la declaración de una zona de exclusión aérea.

En tanto, el canciller ruso, Sergei Lavrov, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, y el mediador para Siria Lakhdar Brahimi se encontraban en Dublín el jueves para intentar reanudar el proceso de paz impulsado por la ONU.

Rusia, apoyada por China, hasta ahora ha bloqueado resoluciones de la ONU contra Assad en una guerra que ha causado más de 40.000 muertos. Pero habían señales de que la paciencia de Moscú con su aliado estaba acabándose.

Un legislador ruso y aliado del presidente Vladimir Putin dijo el jueves que “el tiempo ha demostrado” que el Gobierno de Siria perdió la fortaleza para funcionar como debe.

AEROPUERTO BLOQUEADO

El portavoz rebelde Abu Nidal dijo que para la noche el Ejército estaba inmovilizado a lo largo de la autopista que va al aeropuerto, cercado por combatientes rebeldes que intentaban establecer un bloqueo. El aeropuerto no está cerrado pero el tráfico comercial es casi nulo.

“Sabemos que al régimen le han llegado armas a través del aeropuerto civil”, afirmó. Un bloqueo sería “una buena herramienta para presionar más al régimen, que es parte de una estrategia de intentar acabar con su fortaleza”, agregó.

Gran Bretaña dijo el jueves que aumentará el apoyo práctico a los rebeldes al incluir entrenamiento y equipamiento, aunque no los misiles antiaéreos y antitanques que piden.

No está claro lo que hizo exactamente el Ejército de Siria para generar sospechas sobre armas químicas en Occidente. Los reportes que citaron a fuentes de inteligencia y de defensa occidentales son vagos e inconsistentes.

Además del posible uso de armas químicas por un “cada vez más desesperado” Assad, Clinton dijo que Washington estaba preocupado por la posibilidad de que el Gobierno pierda el control de aquel arsenal y éste quede en manos de grupos radicales islamistas que luchan junto a los insurgentes sirios.

El jueves, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, dijo que la información de inteligencia que tiene el Gobierno es sumamente preocupante.

“Creo que no hay dudas de que permanecemos muy preocupados, muy preocupados de que ante los avances de la oposición, en particular sobre Damasco, el régimen podría considerar el uso de armas químicas”, dijo Panetta a periodistas en Washington.

“La inteligencia que tenemos genera serias preocupaciones de que esto está siendo considerado”, agregó.

Una explosión en la sede en Damasco de la Media Luna Roja Siria causó la muerte de al menos una persona el jueves, dijo la televisión estatal. Culpó a “terroristas de Al Qaeda”, un término que el Gobierno con frecuencia usa para referirse a las fuerzas rebeldes.

Activistas dijeron que el Ejército seguía lanzando ataques con morteros y fuego de artillería contra varios suburbios al este de Damasco, que están bajo el dominio de los insurgentes. Las localidades ha estado sin servicios de agua y electricidad por semanas, dicen los rebeldes, que acusaron al Gobierno de aplicar castigos colectivos.

Residentes de la capital, que hasta ahora ha vivido enfrentamientos esporádicos, hablan de una ciudad sitiada. Dijeron que el sonido de los bombardeos en las afueras de la ciudad se ha convertido en un ruido constante de fondo y muchos temen que la lucha llegue pronto a la ciudad.

Los rebeldes señalaron que han rodeado una base aérea a 4 kilómetros del centro de Damasco, una nueva señal de que se está cerrando la batalla sobre la capital siria.

Reporte adicional de Steve Gutterman y Gabriela Baczynska en Moscú, Andrew Quinn, Mark Hosenball, David Alexander y Phil Stewart en Washington, Louis Charbonneau en Naciones Unidas, Escrito por Douglas Hamilton. Editado en español por Marion Giraldo y Ana Laura Mitidieri

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below