5 de diciembre de 2012 / 17:08 / hace 5 años

Colombia y FARC retoman diálogo de paz en medio de ofensiva del Ejército

<p>El miembro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Marco Le&oacute;n lee un documento antes de comenzar una ronda de negociaci&oacute;n en La Habana, dic 5 2012. El Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC reanudaron el mi&eacute;rcoles el di&aacute;logo de paz en La Habana, tras un receso de cinco d&iacute;as que finaliz&oacute; con la mayor ofensiva del Ej&eacute;rcito sobre los rebeldes desde que se iniciaron las conversaciones para poner fin a cinco d&eacute;cadas de conflicto interno.Enrique De La Osa</p>

Por Nelson Acosta y Enrique Andres Pretel

HABANA (Reuters) - El Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC reanudaron el miércoles el diálogo de paz en La Habana, tras un receso de cinco días que finalizó con la mayor ofensiva del Ejército sobre los rebeldes desde que se iniciaron las conversaciones para poner fin a cinco décadas de conflicto interno.

Un general colombiano informó el lunes que al menos 20 insurgentes murieron en un ataque aéreo en una zona montañosa del sur del país, muestra de que el presidente Juan Manuel Santos está decidido a sostener las operaciones militares pese al alto al fuego unilateral anunciado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para favorecer el proceso.

"Ese es el regalo de Navidad del Gobierno, mientras nosotros persistimos en un cese (al fuego) bilateral", dijo a Reuters el negociador guerrillero Jesús Carvajalino, alias Andrés París, antes de reunirse con la delegación gubernamental en el Palacio de Congresos de La Habana.

La primera ronda de negociaciones se prolongó por 10 días y finalizó el pasado jueves con tímidas señales de optimismo pero sin avances concretos en la compleja agenda de cinco puntos pactada por las partes, que abarca desarrollo agrario, garantías para la participación política de los guerrilleros, fin del conflicto, narcotráfico y reparación a las víctimas.

"Nos parece normal que en un comienzo las posiciones se presenten lejanas", dijo Luis Alberto Albán, alias Marco León Calarcá, leyendo un comunicado del Secretariado del Estado Mayor Central de las FARC-Ejército del Pueblo fechado el 4 de diciembre en las montañas de Colombia.

"El esfuerzo consiste en poner a prueba el arte de ensartar perlas, como definía John Agudelo Ríos al oficio de acercar posiciones, flexibilizar y construir salidas satisfactorias para las dos partes", agregó el comunicado, citando a un fallecido Comisionado para la Paz colombiano.

El primer intento de paz en una década entre el Gobierno y las FARC, consideradas terroristas por Estados Unidos y la Unión Europa, ha estado rodeado de un fuerte hermetismo y nada se ha filtrado a la prensa sobre las discusiones internas que comenzaron con el tema agrario, que incluye acceso y uso de la tierra, infraestructura y desarrollo social.

SECUESTROS Y VICTIMAS

La delegación gubernamental accedió al recinto sin pasar ante los periodistas, como era rutina habitual en la anterior fase de diálogos, aunque en la víspera su negociador jefe pidió al grupo marxista clarificar su posición sobre el secuestro y la compensación a las víctimas.

"El Gobierno espera pronunciamientos claros y categóricos sobre este tema en el esquema del problema y la forma de brindar a las víctimas reparación y verdad", dijo el ex vicepresidente colombiano Humberto de la Calle antes de volar a Cuba.

Durante el receso, una guerrillera dijo a un diario cubano que todavía tenían en su poder rehenes para negociar la libertad de compañeros presos, lo que fue tajantemente negado por dos altos líderes de las FARC, que antes este año aseguró haber renunciado al secuestro como método de lucha y financiación.

Bajo el principio "nada está acordado hasta que todo esté acordado", ambas partes han chocado en temas como la duración de las conversaciones -que el Gobierno quiere se resuelvan en menos de un año mientras que la guerrilla pide que no se le ponga límite- y la forma de implementar los eventuales acuerdos.

Analistas creen que las FARC todavía tienen capacidad para ejecutar operaciones de alto impacto, incluso en centros urbanos, pese a que una década de ofensiva militar apoyada por Estados Unidos ha diezmado sus filas, abatido sucesivamente varios de sus líderes y los ha confinado a las montañas.

Esta fase de conversaciones no tiene una duración predeterminada, aunque continuará la dinámica de tres días consecutivos de diálogos bilaterales y uno de receso para que las delegaciones se reúnan a deliberar separadamente.

Los diálogos de paz, que cuentan con Cuba y Noruega como garantes y Chile y Venezuela como acompañantes, se verán nutridos por la participación civil a través de varios foros y una página de Internet con la que ambas partes esperan implicar a la ciudadanía en la resolución del conflicto que ha dejado miles de víctimas y millones de desplazados.

Editado por Enrique Andrés Pretel

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below