21 de diciembre de 2012 / 16:37 / en 5 años

Dos muertos en Argentina por saqueos en supermercados

Un grupo de personas sale con diversos artículos de un supermercado "Chango Más" en San Carlos de Bariloche, Argentina, dic 20 2012. El Gobierno argentino responsabilizó el viernes a sindicatos opositores por una ola de robos y saqueos a comercios que provocó enfrentamientos, detenciones, heridos y la muerte de al menos dos personas.Trilcec Reyes

Por Guido Nejamkis y Alejandro Lifschitz

BUENOS AIRES (Reuters) - Dos personas murieron el viernes durante saqueos a supermercados en una populosa ciudad argentina, mientras fuerzas de seguridad utilizaron gases lacrimógenos y balas de goma para evitar más ataques en otras localidades en una ola de violencia de la que el Gobierno culpó a sindicatos opositores.

La policía se enfrentó con decenas de personas que buscaron ingresar por la fuerza a un hipermercado del minorista francés Carrefour en la populosa periferia norte de Buenos Aires.

Imágenes de televisión mostraron a decenas de jóvenes lanzando piedras a los policías que rodearon el supermercado localizado en San Fernando, una ciudad unos 30 kilómetros al norte de Buenos Aires que alberga varios barrios humildes.

Los saqueos a supermercados comenzaron el jueves en la sureña ciudad de Bariloche, una meca turística de Argentina, y luego se extendieron a otras localidades de las centrales provincias de Buenos Aires y Santa Fe, y la norteña Chaco.

"Cuando uno ve que se llevaron plasmas, no es hambre", afirmó a periodistas el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, tras asegurar que los saqueos no fueron protagonizados por personas con reclamos sociales.

Las imágenes evocan la triste Navidad que los argentinos vivieron en el 2001, cuando el entonces presidente Fernando De la Rúa renunció jaqueado por una ola de violencia y una grave crisis económica y social que hundió en la pobreza a la mitad de la población.

La presidenta, Cristina Fernández, ha acusado en varias ocasiones a opositores, medios de comunicación y empresarios de buscar desestabilizar a su Gobierno para frenar reformas económicas y sociales que sus críticos tildan de "populistas".

Unas 245 personas fueron detenidas por los saqueos. En Rosario, la principal ciudad de la provincia de Santa Fe y donde conviven barrios ricos con asentamientos pobres, dos personas murieron baleadas en medio de la ola de asaltos a supermercados.

La peronista Fernández envió 400 gendarmes para reforzar la seguridad en Bariloche, donde centenares de personas con los rostros tapados saquearon un supermercado propiedad de la filial local del minorista estadounidense Wal-Mart.

ACUSACIONES

El Gobierno argentino responsabilizó por los incidentes a sindicatos opositores, que esta semana protagonizaron un masivo reclamo en el centro de Buenos Aires para exigir mejoras salariales debido a la alta inflación en el país.

"Hay un sector de la Argentina que quiere llevar el caos, la violencia y teñir de sangre nuestras fiestas", dijo a una radio el viceministro de Seguridad, Sergio Berni, desde Bariloche.

"Esta Argentina no es la misma del 2001", dijo Berni, en alusión al veloz crecimiento económico que experimentó el país desde el 2003 hasta el año pasado y que permitió disminuir los niveles de pobreza.

Sin embargo, la economía se estancó este año, la situación fiscal y el clima de negocios se deterioraron y la elevada inflación golpea los bolsillos de la clase media y de sectores de menores recursos.

Berni sostuvo que la violencia registrada en la portuaria ciudad de Campana, unos 80 kilómetros al norte de Buenos Aires, fue orquestada por grupos vinculados al opositor sindicato de camioneros.

El gremio es liderado por el peronista Hugo Moyano, que también es el jefe de la opositora Central General de los Trabajadores (CGT).

"Yo creo que la presidenta está desfasada. La han superado los problemas. No ve la realidad en que vive nuestra sociedad (...) Y por eso manda a estos personajes a decir toda esta serie de idioteces y estupideces", dijo Moyano en una conferencia de prensa.

El jefe de Gabinete de ministros, Juan Manuel Abal Medina, también culpó de los incidentes a sectores del gremio de camioneros, de gastronómicos y la izquierdista Central de Trabajadores Argentinos, que agrupa mayormente a sindicatos de empleados públicos.

"Son cuestiones que hay que condenar con toda energía y señalar con claridad a los responsables", dijo Abal Medina, asegurando que los incidentes eran aislados.

El titular de la CTA, Pablo Micheli, rechazó las acusaciones y condenó los desmanes.

"Una cosa es ir a pedir mercadería y discutir con los supermercados para que donen a los barrios pobres, pero otra cosa es hacer lo que vimos en la televisión, lo que nosotros no apoyamos", afirmó en la conferencia de prensa junto a Moyano.

La provincia de Buenos Aires confirmó la detención de 117 personas por la ola de violencia en su distrito.

Otras 128 detenciones se produjeron en la provincia de Santa Fe, dijo a periodistas el secretario de Seguridad del distrito, Matías Drivet.

"Tenemos relevados a partir de los acontecimientos ocurridos en la noche a dos personas fallecidas y dos heridas, ambas internadas", informó el funcionario, quien aclaró que la policía tiene orden de reprimir los saqueos sin la utilización de armas de fuego.

Reporte de Guido Nejamkis y Alejandro Lifschitz; Editado por Silene Ramírez y César Illiano

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below