China veta alcohol en banquetes militares para frenar corrupción

sábado 22 de diciembre de 2012 09:58 GYT
 

PEKÍN (Reuters) - China ha prohibido a militares de alto rango la celebración de banquetes en los que haya alcohol o alojarse en hoteles de lujo cuando se encuentren en viajes de trabajo en la última medida del jefe del Partido Comunista, Xi Jinping, para luchar contra la corrupción, informaron medios locales el sábado.

Las recepciones tampoco contarán con pancartas de bienvenida, alfombras rojas, flores, guardias de honor, actuaciones o recuerdos, según ha decretado la poderosa Comisión Central Militar, que supervisa Xi, e informaron los principales periódicos.

Los oficiales tendrán que recortar tanto el número como la duración de los viajes de inspección, visitas al exterior, reuniones e informes, según las nuevas normas.

Los oradores en las reuniones deberían evitar "palabras vacías", mientras que el uso de vehículos equipados con sirenas serán "rigurosamente controlados durante las visitas oficiales para evitar alteraciones del orden público".

Funcionarios del partido hicieron unas demandas de normas similares a principios de este mes.

El partido, que no ha dado señales de renunciar a su férreo control sobre el poder, ha luchado para contener la ira pública en un flujo aparentemente interminable de escándalos de corrupción, especialmente cuando los funcionarios son vistos como personas que abusan de sus puestos para acumular riqueza.

China intensificó la represión contra la corrupción rampante en el Ejército a finales de los 90, prohibiendo al Ejército de Liberación del Pueblo que participara en negocios. Pero ha vuelto a colarse en los últimos años debido a la falta de transparencia, controles y equilibrios y decadencia moral.

Un oficial de alto rango, el general Gu Junshan, fue despedido a comienzos de año en lo que los medios de Hong Kong han dicho que podría ser el mayor escándalo de corrupción militar desde que los Comunistas llegaron al poder en 1949, aunque los detalles no se han anunciado de forma oficial.

Xi, quien asumió la presidencia sustituyendo a Hu Jintao en la reunión anual del Parlamento en marzo, advirtió poco después de convertirse en jefe del partido que el país corría el riesgo de agitación si no se abordan los chanchullos.

(Información de Ben Blanchard; Traducido por Leticia Núñez)