25 de diciembre de 2012 / 16:17 / hace 5 años

Enviado a Siria busca mediación mientras recrudecen los enfrentamientos

4 MIN. DE LECTURA

El enviado especial de Naciones Unidas y la Liga Arabe para Siria, Lakhdar Brahimi, durante una conferencia de prensa tras reunirse con el presidente Bashar al-Assad en Damasco, dic 24, 2012. El enviado especial de Naciones Unidas y la Liga Arabe para Siria, Lakhdar Brahimi, se reunió el lunes con el presidente Bashar al-Assad en Damasco para discutir una solución a un conflicto que ya lleva 21 meses y que ha exacerbado la violencia a lo largo del país.Khaled al-Hariri

Por Erika Solomon

BEIRUT (Reuters) - El enviado internacional Lakhdar Brahimi impulsó el martes nuevos esfuerzos de mediación en Damasco pero no había pausa en el derramamiento de sangre en un día en el que los cristianos sirios conmemoraban la Navidad con tristeza y oraciones por la paz.

"Estamos aquí en una cueva que simboliza a Siria ahora", dijo un cura que estaba de pie junto a un pesebre navideño en una gruta.

"Hace frío pero está abierta la puerta para todos los refugiados", dijo a la televisión estatal siria. "En medio del hambre, el frío y las privaciones, todavía tenemos esperanzas de paz y amor en nuestro país", agregó.

Más de 44.000 sirios han muerto desde que estalló hace 21 meses una revuelta contra el presidente Bashar al-Assad, dando inicio a un conflicto sectario que enfrenta a la mayoría musulmana sunita contra la minoría alauita de Assad.

Los cristianos, una parte de la población que en general es reticente a involucrarse en lo que consideran una insurrección con tintes islámicos, se sienten amenazados.

El obispo John Kawak, hablando en la televisión estatal, dijo que el festivo de Navidad era "un símbolo del renacimiento de la nación". El religioso condenó el "terrorismo", que es la palabra elegida por el gobierno para la rebelión.

En tanto, Brahimi se encontró con algunos disidentes que son tolerados por Assad pero rechazados por las principales fuerzas de oposición y por los rebeldes que luchan para derrocarlo, un día después de conversar con el presidente sirio.

No hubo noticias de avances en la iniciativa del enviado de la ONU y la Liga Arabe para poner fin a una violencia que se intensificó en meses recientes mientras Assad usa el poder aéreo y la artillería contra los rebeldes.

Raja Naser, secretario general del Organismo de Coordinación Nacional, dijo tras verse con Brahimi que el enviado planeaba una semana de encuentros en Damasco y que se quedaría hasta el domingo.

"Todavía existe mucha preocupación pero también hay una gran esperanza de que estas reuniones con otros funcionarios sirios resulten en algunos acuerdos o acontecimientos positivos", dijo.

Pero la mayoría de los grupos opositores parecen estar frustrados con la búsqueda de Brahimi de algún acuerdo para un gobierno de transición. No ha aclarado ningún papel para Assad, quien, para sus enemigos, simplemente debe irse pues ya se derramó mucha sangre como para cualquier otra solución.

Continuos Enfrentamientos

Los líderes de los Estados árabes del Golfo Pérsico, que desde hace tiempo reclaman la salida de Assad y algunos de los cuales han ayudado a los rebeldes con armas y dinero, instaron a que la comunidad internacional actúe rápido para detener las "masacres" y violaciones de leyes internacionales en Siria.

El Observatorio de los Derechos Humanos en Siria, en buenos términos con la oposición, reportó enfrentamientos y bombardeos gubernamentales en zonas calientes a lo largo del país, como algunos pueblos en las afueras de Damasco.

Abu Nidal, un portavoz del Consejo Militar Rebelde en Damasco, dijo que los combatientes habían matado al jefe de una rama local de la seguridad en el suburbio de Jaramana, en la capital, donde viven muchos cristianos y drusos.

Por otra parte, en su mensaje navideño al mundo, el Papa Benedicto XVI alentó a los sirios a no perder las esperanzas de paz.

"Que la paz pueda surgir para la gente de Siria, profundamente herida y dividida por un conflicto del que no se libran ni siquiera los más indefensos y que causa víctimas inocentes", dijo.

"Una vez más, pido el final del derramamiento de sangre, un acceso más fácil para aliviar la situación de los refugiados y desplazados y un diálogo para alcanzar una solución política al conflicto", agregó.

Cientos de miles de sirios han huido al extranjero para escapar de la violencia diaria. Aquellos que siguen en el país enfrentan una grave escasez de alimentos, combustibles y otros artículos esenciales mientras llega el invierno.

reporte adicional de Philip Pullela en El Vaticano y Asma Alsharif en Manama

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below