Próximo líder japonés mantiene presión para que banco central ataque deflación

martes 25 de diciembre de 2012 10:18 GYT
 

Por Tetsushi Kajimoto y Stanley White

TOKIO (Reuters) - El futuro primer ministro japonés Shinzo Abe mantuvo el martes sus pedidos para que el Banco de Japón (BJ) alivie drásticamente la política monetaria por medio de la fijación de una meta inflacionaria de 2 por ciento, y reiteró que quiere contener la fortaleza del yen para reactivar la economía.

Abe, quien asumirá como primer ministro el miércoles, cuando también se prevé que designe su gabinete, impulsa una combinación de una agresiva flexibilización monetaria y un fuerte gasto público para vencer a la deflación y limitar la escalada del yen.

"La economía, la diplomacia, la educación y la reconstrucción del noreste (azotado por el tsunami, el terremoto y el desastre nuclear del 2011) están en una situación crítica. Quiero crear un gabinete que pueda superar esta crisis", dijo Abe en conferencia de prensa.

"Durante las elecciones hemos abogado por la derrota de la deflación, la corrección de la fortaleza del yen y la obtención del crecimiento económico, por lo que debemos restaurar la fortaleza de la economía", dijo, agregando que el estancamiento económico también socava la influencia diplomática japonesa.

Abe, quien dejó abruptamente el puesto de primer ministro en el 2007 tras un año difícil en el cargo, repitió que su nuevo gobierno espera firmar un acuerdo con el BJ para apuntar a una inflación del 2 por ciento, el doble que el actual objetivo del organismo monetario.

"Una vez que asuma como primer ministro, dejaré al criterio del BJ la decisión de medidas específicas de política monetaria", dijo Abe en un encuentro con responsables de un importante grupo empresarial de cabildeo, Keidanren.

"Espero que el BJ impulse medidas no convencionales, como un audaz alivio monetario", agregó, manteniendo la presión para que el banco central expanda el estímulo monetario en forma más vigorosa a fin de luchar contra la deflación, que hace más de una década afecta a la economía local.

(reporte adicional de Linda Sieg; escrito por Leika Kihara y Linda Sieg)