Economía da señales de esperanza para zona euro, pero genera dudas en Gran Bretaña

viernes 4 de enero de 2013 12:23 GYT
 

Por Andy Bruce

LONDRES (Reuters) - La zona euro mostró señales tentativas de haber dejado atrás lo peor de su crisis en diciembre, aunque sondeos empresariales también sugirieron que la economía británica se contrajo en los últimos meses del 2012.

Los índices de gerentes de compra (PMI) difundidos el viernes, que miden la actividad de miles de compañías en todo el mundo, brindaron noticias variadas con respecto a Europa.

La actividad en el sector dominante de servicios en Gran Bretaña cayó por primera vez en dos años y a un ritmo más acelerado del pronosticado por cualquier analista encuestado por Reuters, mientras que la velocidad de caída entre las firmas francesas, italianas y españolas se desaceleró.

Con el crecimiento chino mostrando indicios de una recuperación, eso deja a Europa como la economía más rezagada del mundo en el inicio del 2013.

En particular, los economistas se sorprendieron con la noticia de que el PMI de servicios británico cayó a 48,9 en diciembre, desde 50,2 en noviembre, quedando por primera vez en dos años debajo del límite de 50, que divide el crecimiento de la contracción.

"El PMI apunta a una economía que se está contrayendo modestamente", dijo Rob Wood, economista jefe para Gran Bretaña de Berenberg Bank.

"La foto más amplia muestra que, por algún tiempo, la economía ha estado rebotando cerca del límite (...) y creo que esto probablemente seguirá por los próximos trimestres", añadió.

La firma de investigaciones Markit indicó que las estadísticas sugieren que la economía británica se contrajo un 0,2 por ciento en el último trimestre del 2012, una caída levemente superior a la de la mayoría de los pronósticos privados.   Continuación...

 
Imagen de archivo de una trabajadora en una planta de embotellado de la firma Stassen en Aubel, Bélgica, dic 10 2012. La zona euro mostró señales tentativas de haber dejado atrás lo peor de su crisis en diciembre, aunque sondeos empresariales también sugirieron que la economía británica se contrajo en los últimos meses del 2012. REUTERS/Francois Lenoir