RESUMEN-Importaciones EEUU sugieren flojo crecimiento pero gasto firme

viernes 11 de enero de 2013 11:44 GYT
 

Por Jason Lange

WASHINGTON (Reuters) - El déficit comercial de Estados Unidos aumentó imprevistamente en noviembre, lo que implica una carga para el crecimiento económico, aunque fue impulsado por un incremento de las importaciones de bienes de consumo masivo, lo que supone una señal positiva para el gasto de los estadounidenses.

Otros datos divulgados el viernes reflejaron un declive de los precios de las importaciones y exportaciones de Estados Unidos, una señal de enfriamiento de la economía global que golpea a los exportadores pero da alivio a los automovilistas estadounidenses, perjudicados por el alto costo del combustible.

El Departamento de Comercio dijo el viernes que la brecha comercial se amplió un 16 por ciento en noviembre a 48.700 millones de dólares.

Los analistas esperaban una contracción a 41.300 millones de dólares. El reporte llevó a algunos economistas a considerar un recorte de sus previsiones del crecimiento económico en el cuarto trimestre.

"Esto no es una buena noticia para el crecimiento del PIB en el cuarto trimestre", dijo Peter Cardillo, economista de Rockwell Global Capital en Nueva York.

Las importaciones netas restan a la producción económica de un país, reduciendo su producto interno bruto (PIB).

El déficit comercial fue el más amplio desde abril y su crecimiento fue impulsado por una subida de 3,8 por ciento en las importaciones, el mayor avance en ocho meses.

Las importaciones de bienes de consumo crecieron 4.600 millones de dólares, mientras que las de productos de petróleo bajaron en 870 millones de dólares. Eso podría apuntar a una demanda más firme del consumo, el principal motor de la economía estadounidense.   Continuación...

 
Imagen de archivo de una serie de contenedores apilados en el terminal portuario de Long Beach, EEUU, dic 4 2012. El déficit comercial de Estados Unidos aumentó imprevistamente en noviembre, lo que implica una carga para el crecimiento económico, aunque fue impulsado por un incremento de las importaciones de bienes de consumo masivo, lo que supone una señal positiva para el gasto de los estadounidenses. REUTERS/Mario Anzuoni