Obama se niega a negociar alza en límite de endeudamiento EEUU

lunes 14 de enero de 2013 16:46 GYT
 

Por Matt Spetalnick y Mark Felsenthal

WASHINGTON (Reuters) - El presidente Barack Obama rechazó el lunes cualquier negociación con los republicanos sobre el mayor problema fiscal de Estados Unidos, al negarse a ofrecer recortes en el gasto del gobierno a cambio de un alza en el límite de endeudamiento del país.

"Si la meta es asegurarnos que somos responsables respecto a nuestra deuda y nuestro déficit, si esa es la conversación que estamos teniendo, estoy feliz de tenerla", dijo Obama en una rueda de prensa en la Casa Blanca.

"Lo que no haré es llevar adelante esa negociación con una pistola apuntando a la cabeza de los estadounidenses", agregó.

Los líderes republicanos reiteraron rápidamente su demanda de que un incremento del límite de la deuda debe ser acompañado por un recorte de gastos.

Tras negociar hace dos semanas un acuerdo para evitar el llamado "abismo fiscal", Obama afronta un nuevo choque fiscal con los legisladores republicanos debido al tema del alza del límite de deuda y los recortes automáticos de gastos.

El mandatario sostuvo que la negativa republicana a elevar el límite de la deuda pública podría llevar a Estados Unidos a caer en una cesación de pagos, lo que le impediría al Gobierno garantizar beneficios de la Seguridad Social a algunos ancianos y podría llevar a la economía a una recesión.

Algunos republicanos han dicho que van a pedir recortes de gastos dólar por dólar hasta equiparar cualquier alza en el límite de la deuda.

La inesperada rueda de prensa de Obama podría haber sido un ataque preventivo para tratar de influenciar las reuniones que los legisladores republicanos tendrán esta semana.   Continuación...

 
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca en Washington, ene 14 2013. El presidente Barack Obama advirtió el lunes al Congreso que una negativa a elevar el límite de la deuda estadounidense el mes próximo podría traer como consecuencia un caos económico para el país. REUTERS/Jonathan Ernst