Investigación a Boeing se centra en baterías, suspenden entregas del 787

viernes 18 de enero de 2013 21:41 GYT
 

Por Antoni Slodkowski

SEATTLE/TAKAMATSU, Japón (Reuters) - Funcionarios de seguridad aérea de Estados Unidos y Japón terminaron el viernes una investigación inicial a una batería severamente dañada de un avión Boeing 787 Dreamliner, en tanto, la compañía dijo que suspenderá las entregas del modelo hasta que los problemas sean resueltos.

Boeing dijo que continuaría construyendo el nuevo y ligero avión 787, pero las entregas se detendrán hasta que la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés) apruebe un plan para abordar las preocupaciones de seguridad sobre las baterías de iones de litio que llevaron a la agencia a suspender los vuelos del nuevo avión esta semana.

En Washington, el principal funcionario a cargo del transporte en Estados Unidos, Ray LaHood, dijo que el 787 no volaría hasta que los reguladores estén "1.000 por ciento" convencidos de que es seguro. Una semana antes, LaHood dijo que no dudaría en viajar en un Dreamliner.

Funcionarios de la FAA, la Dirección Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos (NTSB, por sus siglas en inglés) y Boeing se sumaron a las autoridades japonesas que investigan qué provocó que se encendieran las luces de emergencia esta semana en un vuelo nacional de All Nippon Airways Co, lo que motivó un aterrizaje de emergencia del avión en el aeropuerto de Takamatsu, al oeste de Japón.

El incidente llevó a los reguladores estadounidenses y de todo el mundo a suspender los vuelos de los 50 Dreamliner en servicio. El avión había estado volando de forma segura durante 15 meses, transportando a más de un millón de pasajeros, pero ha tenido problemas en las últimas semanas, incluidas filtraciones de combustible.

Las mayores preocupaciones de seguridad se centraron en las baterías de ion de litio, que son más livianas que las baterías convencionales, cargan más energía y son más rápidas de recargar, pero también son potencialmente inflamables.

Cuando la FAA anunció el miércoles que permanecerían en tierra los seis 787 que operan en Estados Unidos, la agencia dijo que las aerolíneas deberían demostrar que las baterías eran seguras y cumplían con sus normas.

Dijo que ambas fallas de las baterías resultaron en la liberación de químicos inflamables, daños por calor y humo, todo lo cual podría afectar a sistemas clave en el avión y provocar un incendio en el compartimiento eléctrico.   Continuación...

 
Imagen de archivo del interior de un avión 787 de Boeing durante su primer aterrizaje oficial en el aeropuerto de Viena, dic 17 2012. El secretario de Transporte de Estados Unidos, Ray LaHood, dijo el viernes que los aviones 787 Dreamliner de Boeing Co no volverán a volar hasta que las autoridades estén un "1.000 por ciento" convencidas de que las naves son seguras. REUTERS/Heinz-Peter Bader