Líderes de Davos buscan ingresos nuevos en un mundo de baja expansión

miércoles 23 de enero de 2013 11:09 GYT
 

Por Ben Hirschler

DAVOS, Suiza (Reuters) - Los líderes empresariales en Davos tienen mucho de qué preocuparse, desde la zona euro hasta la agitación geopolítica mundial, pero en el fondo su problema es simple: cómo encontrar nuevos ingresos en una economía mundial que crece poco.

Tras media década de crisis financiera, los inversores quieren ver que los beneficios se rijan por algo más que la reducción de costos. Ahora se concentran en el retorno del crecimiento de las ventas, que suponen un desafío de 5 billones de dólares para las mayores empresas del mundo.

Ésta es la cantidad de ingresos extra que las 1.200 principales compañías del mundo necesitan para cumplir cada año las expectativas de los analistas, según la consultora Accenture.

"El problema es que las expectativas de las bolsas sobre la capacidad de las empresas para crecer superan de largo las tasas macroeconómicas de crecimiento", dijo Mark Spelman, jefe global de estrategia de la consultora.

"De este modo las compañías necesitan ir más allá de sólo pensar en los mercados emergentes y su creciente clase media y comenzar a pensar en aquellos segmentos en los que se ve un cambio significativo del consumidor, porque hay mucho crecimiento potencial en estos segmentos", dijo.

Las compañías cada vez buscan más específicamente oportunidades para el crecimiento de las ventas y siguen con cautela en relación a nuevas inversiones, aunque las perspectivas a corto plazo de los negocios entre sus gestores siguen siendo débiles.

La encuesta anual de PricewaterhouseCoopers a más de 1.300 máximos ejecutivos del mundo mostró que sólo un 36 por ciento estaba "muy confiado" en las perspectivas de su empresa en relación al crecimiento de las ventas en los próximos 12 meses, frente al 40 por ciento de hace un año.

DISCORDANCIA MACRO Y MICRO   Continuación...

 
Un grupo de participantes en el Foro Económico Mundial en Davos, ene 23 2013.Los líderes empresariales en Davos tienen mucho de qué preocuparse, desde la zona euro hasta la agitación geopolítica mundial, pero en el fondo su problema es simple: cómo encontrar nuevos ingresos en una economía mundial que crece poco. REUTERS/Pascal Lauener