Ataque suicida causa 22 muertes dentro de mezquita chií en Irak

miércoles 23 de enero de 2013 12:24 GYT
 

BAGDAD (Reuters) - Un atacante suicida con bomba causó la muerte de al menos 22 personas el miércoles dentro de una mezquita chií en el norte de Irak, cuando detonó sus explosivos en medio de un concurrido funeral.

El ataque a un blanco religioso sensible llegó en momentos en que el primer ministro chií Nuri al-Maliki enfrenta la presión de masivas manifestaciones suníes, que están generando el temor de que el país miembro de la OPEP esté volviendo a caer en una expandida confrontación sectaria.

Usando un traje, el atacante se confundió entre los asistentes al funeral antes de inmolarse en la mezquita Saif al Shuhada, en la ciudad de Tuz Khurmato, en la ceremonia de un turcomano étnico chií, dijeron la policía y testigos.

"Estaba sentado en los asientos de atrás cuando derrepente escuche el sonido de una enorme explosión. Gracias a Dios estaba atrás porque la gente delante mío me salvó con sus cuerpos", dijo Abbas Qadir Mohammed, de 35 años, uno de los que resultó herido.

Rigot Mohammed, un portavoz del Ejército iraquí, dijo que al menos 22 personas perdieron la vida y más de 50 resultaron heridas por el estallido en Tuz Khurmato, una ciudad religiosa y étnicamente variada 170 kilómetros al norte de la capital, Bagdad.

Nadie se adjudicó la responsabilidad del ataque, pero el ala local de al Qaeda, Estado Islámico en Irak, a menudo ataca a peregrinos y ciudades musulmanas chiíes para incentivar el tipo de confrontación entre chiíes-suníes que provocó la muerte de miles de personas en 2006-2007.

Maliki está teniendo problemas para poner fin a semanas de protestas por parte de musulmanes suníes con su frágil Gobierno, dividido entre la mayoría chií a la que pertenece, los suníes y la etnia kurda.

El ataque en Tuz Khurmato fue el cuarto ataque suicida en Irak en una semana, incluyendo uno que causó la muerte de un legislador suní en una ciudad donde manifestantes exigen la dimisión de Maliki. Al Qaeda se adjudicó la responsabilidad de ese atentado.

El malestar entre los suníes y la renovada violencia en Irak está exacerbando los temores a que la guerra en la vecina Siria, donde rebeldes suníes intentan derrocar a Bashar al-Assad, aliado de la predominantemente chií Irán, enfurecerá a la propia frágil mezcla sectaria y étnica de Irak.

(Escrito por Patrick Markey; Editado en español por Ana Laura Mitidieri)