Renuncia de un cardenal apaga el ánimo ante un cónclave adelantado

lunes 25 de febrero de 2013 15:45 GYT
 

Por Philip Pullella

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) - Un importante cardenal de Gran Bretaña renunció el lunes por denuncias en su contra y el Papa Benedicto XVI tomó la inusual decisión de cambiar la ley vaticana para adelantar la elección del próximo pontífice, aumentando la sensación de crisis en torno a la Iglesia católica.

A sólo tres días de convertirse en el primer Papa que deja su cargo en seis siglos, Benedicto XVI aceptó la renuncia del único cardenal elector británico, el arzobispo Keith O'Brien, quien tenía previsto formar parte del cónclave que votará al próximo pontífice.

O'Brien, que conserva el título de cardenal, ha negado las acusaciones de que se comportó de forma inapropiada con otros sacerdotes durante un periodo de 30 años, pero dijo que abandonará el cargo de arzobispo de Edimburgo.

El prelado podría haber asistido al cónclave pese a la renuncia porque sigue siendo un cardenal menor de 80 años, pero dijo que se mantendría al margen porque no quería que la atención de los medios se centrase en él, sino en el proceso de elegir al próximo líder de la Iglesia, que tiene 1.200 millones de fieles.

Su dramático anuncio llega mientras el Vaticano sigue resistiéndose a las peticiones de algunos católicos de que se impida la participación en la votación a otros cardenales marcados por escándalos, como el cardenal estadounidense Roger Mahony.

Activistas católicos han pedido a Mahony que se excusara del cónclave para no insultar a los supervivientes de abusos sexuales cometidos por sacerdotes mientras él era arzobispo de Los Ángeles.

Mahony, que ocupó ese puesto de 1985 a 2011, trabajó para enviar fuera del estado a sacerdotes que se conocía habían cometido abusos y protegerles de investigaciones legales en los años 1980, según documentos eclesiásticos desclasificados el mes pasado siguiendo la orden de un tribunal de Estados Unidos.

GESTION DE CRISIS   Continuación...

 
Imagen de archivo del arzobispo Keith O'Brien en la plaza San Pedro en Roma, abr 6 2005. Un importante cardenal de Gran Bretaña renunció el lunes por denuncias en su contra y el Papa Benedicto XVI tomó la inusual decisión de cambiar la ley vaticana para adelantar la elección del próximo pontífice, aumentando la sensación de crisis en torno a la Iglesia católica. REUTERS/Max Rossi/Files