México promulga reforma legal que arrebataría control educativo al sindicato

lunes 25 de febrero de 2013 19:41 GYT
 

Por Lizbeth Diaz y Alexandra Alper

MEXICO DF (Reuters) - Una histórica reforma que promete impulsar al rezagado sistema educativo de México fue promulgada el lunes por el presidente Enrique Peña Nieto, pero su puesta en marcha aún debe transitar por un largo camino legal y vencer la resistencia del poderoso sindicato de maestros, el más grande en América Latina.

La reforma, que incluye cambios a varios artículos de la Constitución, busca limitar la enorme influencia que el sindicato ha ejercido por décadas con prácticas corruptas que son vistas por analistas y políticos como una de las causas del atraso del sistema educativo mexicano, que agrupa a unos 35.5 millones de estudiantes desde preescolar hasta la universidad.

Además pretende recabar, por primera vez, datos fehacientes del número de escuelas, maestros y estudiantes que hay en el país con más de 112 millones de habitantes y que tiene altos índices de deserción escolar, estimada en un 16 por ciento en preparatoria, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), de las más elevadas de Latinoamérica.

Aunque el Gobierno dice que esa reforma es el primer gran logro de un pacto entre las principales fuerzas políticas en el Congreso para ir hacia otras dirigidas a apuntalar a la segunda economía de América Latina, aún es necesario reglamentarla y cortar gastos al voraz sindicato.

"La reforma constitucional está bien diseñada (...) ahora para que esta reforma funcione se tiene que hacer una reforma a la Ley General de Educación y se tiene que hacer una reforma (para) la creación de una Ley de Servicio Profesional y otra de evaluación", dijo el investigador Ricardo Raphael.

"Si esto no aterriza en medidas reglamentarias, ahí la vamos a perder", agregó el investigador para quien el Estado no debe "doblegarse al poder sindical, cuyos intereses son distintos al avance de la educación".

Para la reglamentación de la ley, el Congreso tiene un plazo máximo de 180 días, período en el cual podrían hacerse o no los cambios a las otras leyes conexas, mientras se pone a prueba la tolerancia del sindicato, de más de un millón de agremiados.

"Nuestros niños y jóvenes merecen profesores capacitados, responsables y cumplidos (...) La reforma contiene reglas claras para que el mérito profesional sea la única forma de ingresar, permanecer y ascender como maestro", dijo Peña en la promulgación de la ley, que fue aprobada en diciembre por el Congreso y luego por la mayoría de los 31 estados del país.   Continuación...