26 de febrero de 2013 / 15:38 / hace 4 años

Bernanke defiende beneficios de estímulo monetario de la Fed

5 MIN. DE LECTURA

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, a su llegada a una reunión en el Senado en Washington, feb 26 2013. El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, defendió fuertemente el martes ante el Congreso el polémico programa de compra de bonos del banco central para estimular la economía, diciendo que sus beneficios superan claramente los posibles costos.Gary Cameron

Por Pedro da Costa y Alister Bull

WASHINGTON (Reuters) - El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, defendió enérgicamente el martes ante el Congreso los estímulos monetarios del banco central, lo que alivió las preocupaciones del mercado financiero sobre un posible abandono prematuro al programa de compras de bonos.

El presidente de la Fed también instó a los legisladores a evitar los fuertes recortes del gasto que entrarán en vigor el viernes, advirtiendo que si esto se suma a la anterior alza de impuestos, creará "significativos vientos en contra" para la recuperación económica de Estados Unidos.

Bernanke dijo que las autoridades de la Fed son conscientes de los potenciales riesgos de su apoyo extraordinario a la mayor economía del mundo, entre ellos la posibilidad de que la gente pierda la confianza en la capacidad del banco central para desarmar suavemente su estímulo o el efecto potencialmente desestabilizador de las tasas bajas en mercados clave.

Sin embargo, agregó que esto no se vislumbra por el momento y que el banco central estadounidense cuenta con todas las herramientas que necesita para retirar su apoyo monetario en el momento oportuno.

"Hasta este punto, no vemos que los costos potenciales de una mayor toma de riesgos en algunos mercados financieros superen los beneficios de promover una recuperación económica más enérgica y una creación de empleo más rápida", declaró Bernanke a la Comisión Bancaria del Senado.

En respuesta a la crisis financiera y profunda recesión del 2007-2009, la Fed no sólo bajó la tasa de interés oficial a cero, sino que también compró más de 2,5 billones de dólares en deuda hipotecaria y del Tesoro en un esfuerzo por reducir las tasas de interés a largo plazo y estimular las inversiones.

La Fed está comprando actualmente 85.000 millones de dólares mensuales en bonos y ha dicho que planea seguir comprando activos hasta que vea una mejoría sustancial en el panorama para el mercado laboral.

Las minutas de la reunión de la Fed del 29 y 30 de enero, divulgadas la semana pasada, mostraron que varios integrantes creen que los riesgos potenciales presentados por el programa de compras de bonos podrían justificar su reducción o finalización antes de que se aceleren las contrataciones.

Sin embargo, varios otros opinaron que existe un peligro de terminar con el programa de compra de bonos en forma prematura.

Bernanke pareció estar en este último grupo. "Los beneficios de las compras de activos y una la política expansiva más generalmente, son claros", afirmó, citando mejoras en los sectores inmobiliario y automotriz, que atribuyó en parte a los estímulos de la Fed.

"No hay un enfoque libre de riesgos para esta situación. El riego de no hacer nada también es severo. Por eso, estamos tratando de equilibrar esto como mejor podemos", agregó.

Politica Se Mantendra

El testimonio de Bernanke ayudó a disipar preocupaciones en los mercados de acciones de Estados Unidos por la crisis de deuda de Europa. Los principales índices de acciones estadounidenses subieron por la tarde, mientras que los precios de los bonos cayeron.

"Lo que Bernanke está diciendo (...) indica que no habrá una reversión en el corto plazo en el programa de estímulo", comentó Peter Cardillo, economista jefe de mercado de Rockwell Global Capital en Nueva York.

Al ser consultado por el senador republicano Bob Corker si la política monetaria expansiva de la Fed estaba contribuyendo a devaluaciones competitivas de divisas a nivel global y estableciendo las bases para la inflación, Bernanke fue enfático.

"Mi historial sobre la inflación es el mejor de cualquier presidente de la Reserva Federal en el período de la posguerra. No estamos involucrados en una guerra cambiaria", aseguró.

En comentarios inusualmente directos sobre política monetaria, advirtió que los recortes de gastos a corto plazo, que entrarán en efecto a fines de esta semana, amenazarán una expansión económica ya difícil.

"El Congreso y el Gobierno deberían considerar reemplazar los agudos recortes de gastos (...) con políticas que reduzcan el déficit federal más gradualmente en el corto plazo, pero más sustancialmente a largo plazo", comentó Bernanke.

La economía estadounidense se frenó con fuerza en el cuarto trimestre del 2012, pero en general se pronostica que crezca alrededor de un 2 por ciento o más este año. El desempleo se ha mantenido elevado y registró una lectura de un 7,9 por ciento en enero.

Bernanke dijo que el persistente desempleo era un flagelo con efectos potencialmente de larga duración para Estados Unidos.

"El alto desempleo tiene costos sustanciales, incluyendo no sólo los momentos difíciles que enfrentan los desempleados y sus familias, sino también el daño a la vitalidad y potencial productivo de nuestra economía como un todo", sostuvo Bernanke.

El reporte semianual del banco central también desestimó la posibilidad de que las compras de bonos por parte de la Fed puedan estar impulsando las burbujas de activos en ciertos mercados.

Reporte de Alister Bull. Editado en español por Rodrigo Charme/Patricio Abusleme

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below