Primera ministra británica condena ataque "repulsivo" contra musulmanes en Londres

lunes 19 de junio de 2017 11:38 GYT
 

Por Costas Pitas y Alistair Smout

LONDRES (Reuters) - Una furgoneta arrolló el lunes a varios fieles cerca de una mezquita en Londres y dejó heridas a 10 personas, en un incidente que la primera ministra Theresa May calificó como un repulsivo ataque terrorista en contra de musulmanes.

Poco después de la medianoche, el vehículo embistió a un grupo de personas que se retiraban tras finalizar sus oraciones en la Casa del Bienestar Musulmán y en la cercana Mezquita de Finsbury Park, en el norte de Londres, una de las más grandes del país.

El conductor, un hombre blanco de 48 años, fue detenido en el lugar por testigos hasta que llegó la policía y fue arrestado por sospechas de intento de homicidio.

"Esta mañana, nuestro país se despertó con noticias de otro atentado terrorista en las calles de nuestra capital: el segundo de este mes y (un hecho) tan repulsivo como los que se han producido antes", dijo May a periodistas fuera de su oficina de Downing Street.

"Este fue un ataque a los musulmanes cerca de su lugar de culto", añadió May, quien más tarde visitó la mezquita.

El ataque es el cuarto desde marzo en Reino Unido y el tercero que involucra a un vehículo que atropella deliberadamente a peatones.

También se produce en un momento complicado para el Gobierno británico, que está comenzando unas complejas conversaciones sobre su divorcio con la Unión Europea y mientras May negocia con un pequeño partido de Irlanda del Norte para permanecer en el poder después de perder su mayoría parlamentaria tras una elección anticipada.

  Continuación...

 
Un policía armado vigila el lugar donde un vehículo arrollo a personas en el barrio de Finsbury Park en Londres. 19 de junio de 2017. Varias personas resultaron heridas en la madrugada del lunes luego de que una camioneta atropelló a fieles que salían de una mezquita en el norte de Londres, dijeron testigos, en un evento que la policía británica describió como "un incidente importante".  REUTERS/Neil Hall