8 de abril de 2009 / 17:34 / en 9 años

ACTUALIZA1-Moldavia acusa a Rumania por protesta contra Gobierno

Por Sabina Zawadzki y Dmitry Chubashenko

<p>Un hombre se acerca a polic&iacute;as antimotines que vigilan el exterior de un edificio gubernamental en Chisinau, Moldavia, 8 abr 2009. El presidente comunista de Moldavia, Vladimir Voronin, acus&oacute; el mi&eacute;rcoles al pa&iacute;s vecino Rumania de intentar derrocar a su Gobierno y orden&oacute; arrestos masivos de manifestantes en el Estado m&aacute;s pobre de Europa. REUTERS/Denis Sinyakov</p>

CHISINAU (Reuters) - El presidente comunista de Moldavia, Vladimir Voronin, acusó el miércoles al país vecino Rumania de intentar derrocar a su Gobierno y ordenó arrestos masivos de manifestantes en el Estado más pobre de Europa.

Rusia, ex potencia soviética que dominaba Moldavia, apoyó la acusación de Voronin de que Rumania estaba interfiriendo, pero el miembro de la OTAN y la UE rechazó las palabras del veterano líder como una “provocación”.

Las potencias occidentales instaron a todas las partes de Moldavia a mantener la calma y evitar repetir los disturbios del martes, en los que murió una persona, más de 270 resultaron heridas y 193 arrestadas.

Los partidos de la oposición cancelaron nuevas protestas después de los incidentes, en los que manifestantes en contra de la victoria electoral del comunismo el fin de semana pasado prendieron fuego el edificio del Parlamento e irrumpieron en las oficinas presidenciales.

Cientos de personas permanecían fuera de la sede del Gobierno demandando la liberación de los detenidos durante las protestas.

Después de que la policía antidisturbios recuperó el control de los edificios durante la noche y rodeó a los manifestantes, Voronin dijo que iba a expulsar al embajador rumano y a introducir regulaciones de visa para los rumanos que quisieran ingresar a Moldavia.

“Cuando la bandera rumana se izó en los edificios estatales, el intento de la oposición de realizar un golpe quedó claro”, dijo el líder comunista de 67 años, quien además prometió un “severo castigo” para los cabecillas.

Las protestas amenazan con repercutir sobre la economía del país. La agencia Fitch dijo el miércoles que la calificación “B-” de Moldavia podría verse en peligro de mantenerse la tensión política, aunque aclaró que el riesgo sobre el resto de la región parecía contenido por ahora.

Por su parte, la agencia Moody‘s, que califica a Moldavia un escalón por debajo de Fitch, señaló que veía “pocas razones” para bajar la nota del país, pese a los conflictos políticos.

La mayor parte de Moldavia perteneció a Rumania hasta la Segunda Guerra Mundial, y ambos países mantienen vínculos culturales cercanos. Los moldavos están divididos entre los que quieren la reunificación con Rumania y los que desean preservar la independencia.

El Ministerio de Relaciones Exteriores rumano dijo que era inaceptable que “el poder comunista en Chisinau transfiera la responsabilidad de los problemas internos de la república moldava a Rumania”.

Voronin obtuvo un fuerte respaldo de Rusia, que dijo que los disturbios buscaron minar la soberanía de Moldavia.

“Todos vimos bajo qué banderas se perpetraron estas atrocidades y espero que la Unión Europea saque las conclusiones más graves de lo que pasó”, dijo en un comunicado el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov.

Reporte adicional de Peter Apps en Londres y Justyna Pawlak en Bucarest, editado en español por Gabriela Donoso

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below