23 de febrero de 2012 / 23:23 / en 6 años

Afganos huyen de guerra, enfrentan pobreza en ciudades: Amnistía

Por Nita Bhalla

NUEVA DELHI (Reuters) - El conflicto de más de una década que ha arrasado a Afganistán también forzó a más de medio millón de personas a huir de sus hogares, y muchos de ellos corren el riesgo de sufrir enfermedades, hambre o posiblemente la muerte en barrios pobres de todo el país, advirtió el jueves Amnistía Internacional.

Los crecientes ataques de militantes, así como bombardeos aéreos y operaciones de las fuerzas internacionales y afganas, desarraigan a un promedio de 400 personas por día, según un reporte de un grupo de derechos humanos, mientras miles buscan refugio en Kabul y otras ciudades.

“Miles de personas se encuentran viviendo en condiciones inhumanas y al borde de la inanición”, dijo Horia Mosadiq, investigadora de un reporte sobre los desplazados internos en Afganistán.

“El Gobierno afgano no sólo está apartando la vista, sino que evita que les llegue ayuda. Esta es una crisis humanitaria y de los derechos humanos oculta pero horrorosa”, aseveró.

Funcionarios afganos, según el grupo con sede en Londres, dicen que los desplazados son “migrantes económicos” y se muestran reacios a que las agencias humanitarias les otorguen ayuda, temerosos de que eso lleve al establecimiento de asentamientos ilegales permanentes.

Sin embargo, el número de desplazados está en aumento a medida que crecen los ataques de los talibanes y otros grupos extremistas y cuando las tropas internacionales se preparan para la retirada y el traspaso de las operaciones de seguridad a los afganos.

Más de 100.000 personas se vieron obligadas a abandonar sus hogares y buscar seguridad en otra parte del país en el 2010. La cifra casi se duplicó el año pasado con unos 186.000 afganos escapando de la inseguridad, dijo Amnistía.

MORIR CONGELADOS

El reporte, basado en entrevistas con más de 100 afganos viviendo en 12 áreas pobres en las ciudades de Herat, Kabul y Mazar-e-Sharif, dijo que había poco apoyo para los desplazados, algunos de los cuales no han podido regresar a sus hogares en años.

“Las familias desplazadas en estas áreas, con techos que con frecuencia están hechos de poco más que chapas de plástico o cartón y paja, tienen poca protección”, dijo el reporte.

“Solo en enero del 2012, al menos 22 niños desplazados menores de cinco años murieron congelados en los barrios pobres Charahi Qamber y Nasaji Bagrami de Kabul”, agregó.

Se estima que sólo en Kabul 35.000 personas viven en más de 30 asentamientos informales en zonas pobres. Las condiciones de estos lugares son desesperantes.

No sólo las precarias construcciones son inadecuadas, sino que no hay agua y alimentos para muchas familias que dejaron su vida en el campo y no han podido hallar un trabajo y adaptarse a la economía urbana.

Las condiciones antihigiénicas y el escaso acceso al sistema de salud han causado una elevada tasa de diarrea e infecciones cutáneas entre niños.

Las mujeres se ven obligadas a dar a luz entre la mugre y sin parteras capacitadas, dijo Amnistía, lo que aumenta el riesgo de muerte materna e infantil en un país que ya figura como uno de los peores en la problemática.

“Los donantes internacionales que financian más del 90 por ciento del gasto total público de Afganistán deberían asegurarse que su ayuda humanitaria trate las necesidades de los desplazados internos”, dijo Mosadiq.

“Incluso con sus recursos limitados, el Gobierno afgano puede ayudar a sus ciudadanos desplazados”, afirmó.

Editado en español por Patricia Avila

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below