Ingreso de Rumania a eurozona en 2015 no es definitivo: primer ministro

lunes 5 de noviembre de 2012 10:21 GYT
 

BUCAREST (Reuters) - El objetivo de Rumania de unirse a la zona euro en el 2015 no es algo definitivo, dijo el lunes el primer ministro de ese país, con lo que se distanció, junto a otros miembros de la Unión Europea (UE), de la idea de integrar el bloque de moneda única actualmente inmerso en una crisis.

Bulgaria también señaló que no adoptará la divisa única en poco tiempo, lo que destaca el dilema que afrontan los estados de la emergente región oriental de la UE, que pretendían unirse al bloque pero ahora están preocupados por el impacto de su crisis de deuda.

"Rumania debería ir por el camino que tomó Polonia y (...) decir con claridad que está a favor de una Europa más integrada, que quiere unirse al euro, pero el año 2015 no es un compromiso definitivo", declaró Victor Ponta, citado por la agencia de noticias Agerpres.

Polonia dice que la entrada a la eurozona es un objetivo estratégico, pero que no tiene una fecha programada de ingreso al bloque.

El banco central de Rumania ha dicho que mantener el objetivo de ingreso para el 2015 ayudaría a mantener disciplina económica, pero que el país no se uniría al euro hasta un tiempo después.

"Creo que es importante que sigamos manteniendo nuestros esfuerzos para cumplir el criterio de convergencia", sostuvo Ponta.

La zona euro se encuentra inmersa en una crisis de deuda, por lo que incorporar nuevos miembros de la ex región comunista del este -en particular uno importante como Rumania, cuya economía aún está bastante atrasada- es una cuestión que ha quedado postergada en la lista de prioridades.

De los 10 ex países comunistas que se unieron a la UE, solo Eslovenia, Eslovaquia y Estonia han cumplido con la obligación de adoptar el euro como moneda única. En tanto, el entusiasmo de otros como Lituania y República Checa ha mermado.

Los países candidatos también deben cumplir un criterio de bajos niveles de inflación deuda y déficit presupuestario, además de estabilidad monetaria y tasas de interés a largo plazo.

(Reporte de Sam Cage. Editado en español por Damián Pérez)