7 de noviembre de 2012 / 8:08 / en 5 años

Tras vencer a Romney, ahora Obama se enfrenta a Irán y Siria

Por Arshad Mohammed

WASHINGTON (Reuters) - Tras vencer al republicano Mitt Romney en casa, el presidente Barack Obama ahora deberá lidiar con adversarios extranjeros, como los gobiernos de Irán, Siria y, posiblemente, China.

La reelección del presidente demócrata asegura la continuidad de la política exterior estadounidense, pero deja preguntas sin responder, como si la diplomacia puede ponerle límites al programa nuclear de Irán o si Israel y Estados Unidos deberán recurrir a ataques aéreos.

Tampoco es obvio si Obama podrá mantener su reticencia a involucrarse en la guerra civil en Siria para permitir el flujo de armas estadounidenses a los rebeldes que buscan destituir al presidente Bashar al-Assad.

Si los eventos lo permiten, los analistas extranjeros dicen que Obama seguirá con su giro en Asia, donde busca reorientar sus políticas para aprovechar el crecimiento esperado en países como China e India, y retirarse de Oriente Medio.

Sin embargo, tanto Irán -que Estados Unidos y sus aliados sospechan que está desarrollando armas nucleares- como Siria demandarán su atención.

Martin Indyk, vicepresidente de estudios de política exterior del centro de investigación Brookings Institution, dijo que el 2013 será un año clave sobre Irán y sugirió que el compromiso sobre la no proliferación podría producir una política "enfocada y firme".

"Estará en lo más alto de la agenda", dijo Indyk. "Evitar que Irán consiga armas nucleares es crítico para impulsar el régimen de no proliferación", agregó.

Irán negó las acusaciones de que está buscando el desarrollo de armas nucleares y dice que su programa tiene fines pacíficos, como la generación de electricidad.

Las negociaciones entre las partes se reanudarían pronto, pero el resultado aún es incierto.

Obama ha dicho que Estados Unidos hará "lo que tenga que hacer" para evitar que Irán obtenga armas nucleares y que todas las opciones estaban en la mesa, una forma de decir que el uso de la fuerza es una posibilidad.

James Dobbins, director del Centro de Política de Defensa y Seguridad Internacional RAND, dijo que Obama también podría verse forzado a intervenir de alguna forma en Siria, tal vez a través de la provisión de armas, pero destacó que era improbable un ataque a Irán.

"No creo que sea viable estar ajeno a Siria si la situación empeora y, a menos que los iraníes sean tan estúpidos como para darnos un mejor motivo para atacarlos, no creo que el Gobierno lo vaya a hacer", dijo.

"Creo que, básicamente, Obama quiere alejarse de Oriente Medio y enfocarse en Asia", dijo Indyk, quien destacó que es improbable que el mandatario busque nuevos intentos de paz entre palestinos e israelíes, así como tampoco veía razonables grandes esfuerzos para reorganizar a Siria.

"No veo esos temas en el tope de la agenda en comparación con la construcción de una relación con China, la promoción del auge de India en Asia y la búsqueda de oportunidades en esa región del mundo", agregó.

Editado por Juan Lagorio

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below