Wall Street a Washington: Es hora de un acuerdo sobre el abismo fiscal

viernes 9 de noviembre de 2012 22:44 GYT
 

Por Steven C. Johnson y Angela Moon

NUEVA YORK (Reuters) - Los inversores esperan un acuerdo que evite que la economía de Estados Unidos caiga en el "abismo fiscal", pero no está claro si los políticos en Washington están listos para lograrlo.

Ante la amenaza de que entren en vigor en enero alrededor de 600.000 millones de dólares en aumentos de impuestos y recortes automáticos al gasto, los inversores dicen que darían la bienvenida a un acuerdo que postergue la mayoría de los cambios hasta que el Congreso pueda alcanzar un acuerdo de reducción del déficit en el largo plazo a comienzos del 2013.

"Al menos me gustaría ver algún tipo de retórica conciliatoria de ambos partidos para dar a los inversores garantías de que viene un gran acuerdo", dijo Jack Ablin, director de inversiones de Harris Private Bank.

Sin eso, las cosas podrían ponerse feas en los mercados. Las acciones de Estados Unidos aceleraron su reciente racha bajista en los días posteriores a la elección de esta semana, en la que los votantes eligieron al presidente Barack Obama, pero dejaron a los republicanos al mando de la Cámara de Representantes y los demócratas controlando el Senado.

Esa misma combinación extendió por largo tiempo las negociaciones para aumentar el límite de deuda de Estados unidos en agosto del 2011.

En el primer comunicado público del presidente Obama desde la elección, el mandatario reiteró el viernes su exigencia de subir los impuestos a quienes ganan más dinero. Anteriormente en el día, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, dijo que se opone a tal medida.

"Lo que eso significa es que las negociaciones sobre el abismo fiscal se están reanudando exactamente donde quedaron", dijo Ward McCarthy, economista de Jefferies & Co. "Ajústense los cinturones, porque va a ser un fin de año movido en Washington".

La mayoría de los economistas consultados por Reuters dijeron que la confianza de los consumidores y los negocios languidecerá y la economía sufrirá si fracasan las negociaciones para evitar una crisis del presupuesto.   Continuación...