Merkel visitará Lisboa en apoyo a campaña de austeridad

lunes 12 de noviembre de 2012 07:21 GYT
 

LISBOA (Reuters) - Angela Merkel viajará el lunes a Lisboa para prestar su apoyo a un Gobierno que lucha por reducir el déficit y cumplir los términos de un rescate con apoyo de Berlín, en medio de la peor recesión que sufre Portugal desde la década de 1970.

"Portugal está cumpliendo muy bien los compromisos que ha asumido", dijo la canciller el domingo a la cadena portuguesa RTP, en un voto de confianza que agradecerá el también conservador primer ministro Pedro Passos Coelho, que está presionando a sus compatriotas para que asuman más medidas dolorosas en un intento de distanciar a Portugal de la golpeada Grecia.

Merkel puede esperar menos entusiasmo de la oposición lusa, ahora que la estoica paciencia portuguesa con la austeridad, antes muy elogiada, empieza a desmoronarse. Sin embargo, se espera un recibimiento educado a la canciller, sin los gases lacrimógenos y las comparaciones con los nazis que encontró el mes pasado en las calles de Atenas.

La visita, la primera de esa clase que se celebra en Portugal desde que Merkel asumió el cargo hace siete años, podría también servir a sus intereses en casa al demostrar a los votantes alemanes que el dinero que ponen en los fondos de rescate de la eurozona se está empleando bien.

Passos Coelho culpa de la crisis de deuda de Lisboa al derroche de gobiernos anteriores, y dice que ahora su única opción es cumplir los objetivos de presupuesto marcados en el programa de rescate de 78.000 millones de euros.

"Hoy, estaríamos pasando por dificultades mucho, mucho mayores si nuestros socios europeos, incluyendo a Alemania, no hubieran ayudado con los préstamos que hemos recibido", dijo la semana pasada.

Merkel encontrará algunas protestas de portugueses hartos de ajuste. La tolerancia a la austeridad, en forma de recortes de gastos y subidas de impuestos, pareció agotarse hacia el final del verano boreal. La propuesta del Gobierno de elevar las contribuciones a la seguridad social provocó las mayores protestas registradas en el país en años.

La policía ha reforzado sus dispositivos para la visita de seis horas, que lleva días en las portadas de la prensa local. Pero pese al descontento popular contra las directrices alemanas, se espera poca violencia.

Para el domingo, algo más de 2.000 personas habían indicado en Facebook que acudirían a una protesta contra Merkel, mientras que en otra campaña en Internet se ha instado a al gente a vestir de luto el lunes para mostrar su desacuerdo. Una cadena de tiendas con ojo para la publicidad temática está ofreciendo camisetas con la orden "¡Obedeced!" impresa en inglés.

Después de reunirse con el jefe de Estado, el presidente Anibal Cavaco Silva, Merkel compartirá una comida de trabajo con Passos Coelho y se dirigirá a un foro de negocios lusoalemán. Los ministros esperan además atraer una nueva inversión alemana en Portugal, donde el mayor exportador es una planta de vehículos de Volkswagen situada a las afueras de Lisboa.

(Información adicional de Stephen Brown y Andreas Rinke en Berlín; Traducido por Cristina Fuentes-Cantillana en la Redacción de Madrid)