13 de noviembre de 2012 / 18:28 / en 5 años

Hollande pide a votantes Francia que lo juzguen en cinco años

Por Mark John y Elizabeth Pineau

PARIS (Reuters) - El presidente francés, François Hollande, quien lucha con una débil economía y bajos índices de aprobación, prometió hacer más competitiva a Francia e instó a los votantes a que lo juzguen a largo plazo por su éxito en la recuperación del crecimiento y el empleo, no por cambios de ánimo en el corto plazo.

En su primera conferencia de prensa formal después de seis meses en el cargo, el líder socialista pidió el martes ser evaluado por su capacidad durante cinco años para revitalizar a una alicaída industria y frenar una racha de 17 meses de aumento en la tasa de desempleo.

El presidente descartó rumores de tensiones con Alemania por sus políticas económicas, después de que fuentes del Gobierno alemán dijeron a Reuters que Berlín está preocupado de que las medidas anunciadas la semana pasada para aumentar la competitividad industrial no sean suficientes.

“Hablamos entre nosotros de manera franca, la canciller (Angela Merkel) y yo, pero nosotros no nos damos sermones porque las relaciones franco-alemanas no se basan en lecciones, salvo quizás en las lecciones de la historia”, dijo Hollande.

“Nosotros en Francia, más que otros, debemos demostrar nuestra seriedad y nuestra competitividad, más que Alemania, y eso es lo que estamos haciendo. Y Alemania (...) debe demostrar su solidaridad, algo que no es fácil cuando un país ha hecho un esfuerzo tan grande para convertirse en lo que es hoy”, agregó.

En el único anuncio de política de su conferencia de prensa de 143 minutos, Hollande dijo que Francia reconocía a una nueva coalición opositora formada para derrocar al presidente Bashar al-Assad como la representante legítima del pueblo sirio y que consideraría armar a los rebeldes si forman un posible gobierno.

Destacando que los bajos rendimientos de los bonos franceses mostraban que los mercados confiaban en que sus políticas económicas eran creíbles, Hollande dijo que una medida para financiar descuentos impositivos para las compañías con pequeños incrementos en los impuestos a las ventas debería impulsar la producción preservando el gasto de los consumidores.

“Declinar no es nuestro destino”, dijo el presidente socialista en una conferencia de prensa en el marco de sus primeros seis meses en el cargo.

“Puedo comprender las dudas que se han expresado. El único interrogante válido, a mi entender, no es el estado de la opinión pública hoy sino el estado de Francia dentro de cinco años”, agregó.

AUTORIDAD PRESIDENCIAL

La conferencia de prensa formal, transmitida en vivo por televisión desde un salón del Palacio del Elíseo, tenía por objetivo dar a los votantes desorientados una sensación de autoridad y dirección presidencial.

El presidente caminó hacia el atril. Todo su gabinete estuvo sentado a un costado.

Hollande señaló que tener la opinión pública en contra no modificaría su meta de revivir la economía en dos años, en momentos en que los sondeos le dan niveles de aprobación de apenas el 36 por ciento, muy por debajo del 60 por ciento que ostentaba al asumir el Gobierno de Francia en mayo.

“La recuperación llevará tiempo, pero creo que podemos lograrla. Quiero que las personas jóvenes estén viviendo mejor dentro de cinco años”, añadió.

Reactivar la estancada economía francesa y cerrar la brecha de competitividad con Alemania, que está registrando un enorme superávit comercial mientras Francia se hunde aún más en el déficit, se han convertido en los mayores desafíos para Hollande.

El primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, explicará las políticas del Gobierno socialista en una reunión el jueves con Merkel en Berlín, y le dirá que Francia realizará las reformas “a su propio ritmo”, según un asesor del Gobierno.

Cuando se le preguntó sobre las relaciones con Alemania, Hollande dijo: “La canciller y yo tenemos una responsabilidad común, hacer avanzar a Europa. No nos decimos el uno al otro qué hacer”.

El mandatario pidió a sindicatos y empleadores que tomen un “compromiso histórico” en la reforma de los contratos laborales para impulsar el empleo, diciendo que el Gobierno legislaría si ellos fracasan en lograr un acuerdo pero que preferiría que la ley sea producto de las negociaciones.

Reporte adicional de Alexandria Sage; Nick Vinocur, Vicky Buffery y Brian Love; Escrito por Catherine Bremer; Editado en español por Ana Laura Mitidieri

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below