Rey saudí, hospitalizado para cirugía en la espalda: SPA

viernes 16 de noviembre de 2012 19:52 GYT
 

RIAD (Reuters) - El rey Abdullah de Arabia Saudita fue internado el viernes por la noche en un hospital de Riad para ser sometido a una cirugía en la espalda para tensionar un ligamento distendido, informó la agencia de noticias estatal SPA.

El rey, que tiene casi 90 años, fue sometido a una cirugía similar cerca de la tercera vértebra en la parte alta de su espalda en octubre del año pasado y tuvo dos rondas de operaciones en Estados Unidos en el 2010 tras sufrir una hernia discal, lo que lo condujo a un período de recuperación de tres meses fuera del reino.

La estabilidad de Arabia Saudita, el mayor exportador mundial de petróleo y socio clave de Estados Unidos, es de preocupación global. El reino tiene más de un quinto de las reservas de crudo del global y es el lugar de nacimiento del Islam.

"El custodio de las dos Mezquitas Sagradas, el Rey Abdullah bin Abdulaziz al-Saud, que Dios lo ayude, llegó a la ciudad médica de la guardia nacional Rey Abdulaziz en Riad, donde se realizará una cirugía (...) para afirmar un ligamento suelto en la espalda superior", informó SPA.

El heredero al trono, el príncipe Salman bin Abdulaziz, usualmente actúa como su sustituto en su ausencia.

El rey Abdullah, que asumió el poder en el 2005 tras la muerte del rey Fahd, nombró a su hermano, 13 años menor, como sucesor al trono en junio tras el deceso del heredero al trono príncipe Nayef bin Abdulaziz.

A diferencia de las monarquías europeas, la línea de sucesión en Arabia Saudita no se mueve directamente desde el padre al hijo mayor, sino que ha cambiado a lo largo de una línea de hermanos hijos del fundador del reino, el rey Abdulaziz Ibn Saud, quien falleció en 1953.

Aunque ha enfrentado algunas protestas de parte de la minoría de musulmanes chiíes en su provincia oriental, Arabia Saudita evitó el tipo de agitación que derrocó a líderes en todo el mundo árabe el año pasado tras introducir generosos paquetes de gastos sociales y luego de emitir un edicto religioso que prohíbe las manifestaciones públicas.

(Reporte de Ali Abdelatti; escrito por Sami Aboudi en Dubái. Editado en español por Patricio Abusleme)