22 de noviembre de 2012 / 17:18 / hace 5 años

Presidente Egipto emite decreto, llevaría a nuevo juicio a Mubarak

3 MIN. DE LECTURA

Por Marwa Awad

EL CAIRO (Reuters) - El presidente de Egipto, Mohamed Mursi, disparó una polémica el jueves al emitir un decreto que probablemente lleve a nuevos juicios a Hosni Mubarak y sus funcionarios, pero que fue comparado con los métodos autocráticos del antiguo líder derrocado.

Así como ordena que se vuelva a enjuiciar a funcionarios de la era Mubarak responsables por la violenta represión durante el levantamiento contra su gobierno, el decreto blinda ante desafios legales a una asamblea dominada por islamistas que redacta la nueva constitución de Egipto.

Asimismo el decreto otorga la misma protección a la Cámara alta del parlamento, dominada por islamistas aliados a Mursi, y brinda al presidente nuevos poderes que le permitieron despedir al fiscal general -que permanecía en el cargo desde el gobierno de Mubarak- y designar a uno nuevo.

El decreto estipula que no se pueden desafiar legalmente las decisiones tomadas por Mursi hasta la elección de un nuevo parlamento.

Presentado como una medida para "proteger la revolución", el decreto ganó un apoyo inmediato de los aliados de Mursi pero generó temores entre los egipcios seculares de que Los Hermanos Musulmanes y sus socios estén buscando dominar al nuevo Egipto. Probablemente profundice las divisiones que han plagado a Egipto tras la era Mubarak.

"Estas decisiones alimentarán la discordia en los políticos egipcios y estarán lejos de crear un clima favorable para restablecer el crecimiento económico", dijo Mustapha Kamal Al-Sayyid, profesor de ciencia política de la Universidad del Cairo.

El decreto aparenta remover toda incertidumbre en torno al destino de la asamblea que redacta la constitución. Este cuerpo ha enfrentado una serie de desafios legales por quienes cuestionan su legalidad.

La nueva Constitución es un componente fundamental de la transición de Egipto a la democracia, pero su redacción ha estado plagada por disputas, principalmente por la postura de los islamistas contra el secularismo.

La decisión de ordenar un nuevo juicio a los funcionarios de la era Mubarak probablemente será popular entre aquellos que sienten que la justicia revolucionaria aún no se ha servido.

El ex presidente, de 84 años, fue sentenciado a cadena perpetua en junio por no evitar las muertes durante el levantamiento que llevó a su salida del poder el 11 de febrero del 2011. Mubarak permanece detenido en un hospital desde que recibió la sentencia.

Reporte adicional de Ahmed Tolba, escrito por Tom Perry; editado por Hernán García

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below