Decreto Mursi desata violentas protestas en Egipto

viernes 23 de noviembre de 2012 13:26 GYT
 

EL CAIRO (Reuters) - El decreto del presidente de Egipto, Mohamed Mursi, para evitar que sus decisiones sean desafiadas por la justicia hasta que sea electo un nuevo Parlamento desató el viernes la furia de sus opositores, quienes lo acusaron de ser un nuevo Hosni Mubarak y de apoderarse de la revolución.

Miles de manifestantes colmaban a gritos la emblemática Plaza Tahrir, corazón de la revuelta contra Mubarak en el 2011, demandando que Mursi deje su cargo y acusándolo de lanzar un "golpe". También se produjeron violentas protestas en Alejandría, Port Said y Suez.

La policía lanzó gases lacrimógenos a los manifestantes en las inmediaciones de la plaza.

Asesores de Mursi dicen que el decreto buscaba acelerar la transición que ha estado llena de obstáculos legales, pero los rivales del presidente se apresuraron a describirlo como un nuevo "faraón" que busca imponer un gobierno islámico en Egipto.

"Gobierno para todos los egipcios. No seré parcial contra ningún hijo de Egipto", dijo Mursi en las afueras del palacio presidencial, agregando que estaba trabajando para la estabilidad social y económica y la rotación del poder.

"La oposición en Egipto no me preocupa, pero tiene que ser real y fuerte", dijo, en respuesta a sus críticos.

Alentado por elogios de varias partes del mundo por mediar una tregua entre el grupo palestino Hamas e Israel, Mursi ordenó el jueves que la asamblea dominada por islamistas que actualmente redacta una nueva Constitución no pueda ser disuelta a través de procesos judiciales.

"Mursi, un dictador 'transitorio'", decía el titular del diario independiente Al-Masry Al-Youm.

Mursi, un musulmán cuyas raíces se encuentran en la agrupación Hermanos Musulmanes, también se adjudicó poderes que le permiten echar al impopular fiscal general y abrir la puerta a un nuevo juicio contra Mubarak y sus aliados.   Continuación...

 
<p>Un seguidor del presidente egipcio Mohamed Mursi lleva un p&oacute;ster con la imagen del mandatario durante una manifestacio&oacute;n en El Cairo. 23 de noviembre, 2012. El decreto del presidente de Egipto, Mohamed Mursi, para evitar que sus decisiones sean desafiadas por la justicia hasta que sea electo un nuevo Parlamento desat&oacute; el viernes la furia de sus opositores, quienes lo acusaron de ser un nuevo Hosni Mubarak y de apoderarse de la revoluci&oacute;n. REUTERS/Asmaa Waguih</p>