Assange de WikiLeaks resta importancia a preocupaciones sobre su salud

jueves 29 de noviembre de 2012 16:22 GYT
 

Por Alessandra Prentice

LONDRES (Reuters) - El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, restó importancia el jueves a las preocupaciones sobre su salud, diciendo que ha disfrutado de estar en el centro de una disputa legal y diplomática.

Assange, de 41 años y cuyo sitio en internet enfadó a Estados Unidos al divulgar miles de cables diplomáticos secretos, pidió asilo en la embajada de Ecuador en junio mientras se encontraba bajo fianza luego de un agotador proceso de apelaciones en tribunales británicos contra una orden de extradición desde Suecia por acusaciones de agresión sexual.

Funcionarios ecuatorianos han dicho que el ex pirata informático sufre de una enfermedad pulmonar crónica como resultado de su larga estadía en la embajada.

Vestido con un traje oscuro y una camisa blanca en la que lucía un par de gemelos plateados con la forma de una "W" y una "L", Assange no mostró señales de problemas de salud.

"El confinamiento, las circunstancias obviamente son difíciles", fue todo lo que Assange dijo cuando Reuters le preguntó sobre su salud.

"Preferiría ser arrastrado por la vorágine de todo. Sólo se vive una vez, así que es importante hacer algo que sea significativo con nuestro tiempo", sostuvo.

Se ha dicho que vive una vida restringida dentro de la modesta misión diplomática. Se alimenta principalmente con comida preparada, utiliza una trotadora para quemar energía y una lámpara de vitamina D para compensar la falta de luz solar.

El australiano dijo que ha utilizado su tiempo en la embajada para concentrarse en su trabajo, incluido el libro "Cypherpunks", en el que advierte que la cada vez mayor cantidad de datos personales que almacenamos en línea podría dar como resultado una sociedad "esclava de internet".

En una sala de prensa con cornisas doradas, a la que se llega a través de un vestíbulo decorado con un radiante retrato del presidente ecuatoriano Rafael Correa, Assange habló con pasión sobre los peligros de la ciber-vigilancia por parte del Gobierno y compañías privadas.

(Reporte de Alessandra Prentice; Editado en Español por Ricardo Figueroa)