Consejo DDHH de la ONU advierte a egipcio Mursi sobre polémico decreto

viernes 30 de noviembre de 2012 11:43 GYT
 

GINEBRA (Reuters) - La jefa del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas (ONU) advirtió al presidente egipcio, Mohamed Mursi, que su decreto para expandir sus poderes lo pondría por encima de la ley y abriría las puertas para cometer abusos, informó el viernes su portavoz.

Navi Pillay envió una carta el martes a Mursi para instarlo a que reconsidere el decreto de la semana pasada y advertirle que "aprobar una Constitución en estas circunstancias podría ser profundamente divisivo", dijo su portavoz Rupert Colville en una rueda informativa de la ONU.

Sin embargo, la Asamblea de Egipto, liderada por los islamistas, actuaba con rapidez el viernes para aprobar la nueva Constitución y Mursi la ratificaría el sábado, lo que permitiría llevar a cabo un referéndum sobre la Carta Magna a mediados de diciembre.

Mursi dijo que el decreto que impedía impugnaciones de la corte a sus decisiones, que desencadenó una ola de protestas y violencia de egipcios que lo calificaron como un nuevo dictador, era aplicable a una "etapa excepcional", con el objetivo de acelerar una transición democrática.

Sin embargo, Pillay dijo en su carta que Egipto necesitaba garantías más fuertes para evitar que incumpla los fundamentos del principal tratado de derechos humanos que concede beneficios civiles y políticos ratificados por El Cairo hace 30 años.

Pillay instó a Mursi a lanzar investigaciones imparciales y procesos "de búsqueda de la verdad" y a garantizar que la ley funcione sin permitir un retorno a abusos de derechos humanos vistos bajo el predecesor autocrático de Mursi, Hosni Mubarak.

Agregó que Mursi - un islamista electo por voto popular - había abierto la puerta a abusos de los derechos humanos en varios ámbitos.

Pillay advirtió que Mursi se ubicaba por encima de la ley al prohibir impugnaciones a las declaraciones constitucionales hechas desde que ocupó su cargo el 30 de junio.

"Desde mi punto de vista, esta provisión viola la noción fundamental del Estado de derecho al ubicar las acciones del presidente fuera del control de la justicia, y al no permitir cuestionamientos legales, sin considerar la sustancia de estos", dijo Pillay en la misiva.   Continuación...