2 de diciembre de 2012 / 15:47 / hace 5 años

Geithner dice que republicanos aceptarán mayores impuestos en EEUU

Por Aruna Viswanatha y Thomas Ferraro

WASHINGTON (Reuters) - El principal negociador fiscal del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, presionó el domingo a los republicanos para que ofrezcan ideas específicas para reducir el déficit, y predijo que aceptarán un alza de impuesto a los ricos para obtener un acuerdo antes de fin de año que evite la catástrofe económica.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, dijo que depende de los republicanos si Estados Unidos cae en el "abismo fiscal", una combinación de recortes automáticos al gasto y alzas generalizadas de impuestos que podrían lanzar al país a una recesión.

"Esa es una decisión que está en las manos de los republicanos que ahora se oponen al aumento de tasas tributarias" para los estadounidenses más ricos, un importante punto pendiente en las negociaciones para lograr un acuerdo de reducción del déficit, dijo Geithner a "Fox News Sunday".

Los sondeos muestran que la mayoría de los estadounidenses está a favor de un alza de impuestos para los ricos y han comenzado a aparecer grietas en la que había sido una sólida oposición republicana a tal medida, por lo que el Gobierno de Obama estima que tiene la ventaja.

Pero el presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el republicano John Boehner, se mantuvo firme y reiteró su postura contra el aumento de impuestos.

"Este es el problema", dijo Boehner en una aparición separada en Fox. "Cuando subes las tasas, haces más difícil que nuestra economía crezca", agregó.

Además, dijo Boehner, si los republicanos acceden a dar a Obama un total estimado de 1,6 billones de dólares en nuevos ingresos por impuestos, "El va a gastarlos", no va a reducir el déficit.

Boehner también reiteró la oposición de su partido a que el Congreso otorgue al presidente la autoridad de aumentar el límite de deuda de Estados Unidos, un poder que tanto demócratas como republicanos valoran.

"El Congreso nunca va a renunciar a ese poder", dijo Boehner, explicando que brinda a los legisladores el poder necesario para negociar con la Casa Blanca.

Con el público y los mercados financieros preocupados sobre el "abismo fiscal", Boehner aprovechó su aparición en televisión para intentar aliviar los temores.

"No quiero ninguna parte de caer en el abismo. Voy a hacer todo lo posible para evitar eso", dijo Boehner. Pero sostuvo que ambas partes siguen distanciadas cuando queda menos de un mes pasa negociar, agregando "no estamos en ninguna parte".

Nuevamente se rehusó a entregar detalles específicos de sus propuestas de reducción del déficit, más que repetir que una opción sería terminar con varias deducciones tributarias no especificadas.

"El presidente ha visto varios opciones de nuestra parte. Hay muchas de ellas sobre la mesa y espero que la conversación continúe", dijo Boehner.

Se esperan más negociaciones esta semana, al menos a nivel de personal. Pero ambas partes han dicho que podría necesitarse otra semana aproximadamente para que las negociaciones se pongan serias.

Un posible escenario es una solución de corto plazo que pospondría el plazo del abismo fiscal en seis meses a un año.

La oferta inicial de Geithner la semana pasada era elevar los ingresos tributarios en 1,6 billones de dólares y al menos 50.000 millones de dólares en nuevos gastos de estímulo económico, además de otorgar efectivamente al presidente la capacidad de aumentar el límite de deuda.

Los republicanos rápidamente rechazaron la propuesta como inaceptable, incluso risible.

"Quedé simplemente atónito", dijo Boehner.

¿QUE GASTOS SE RECORTAN PRIMERO?

La demócrata de mayor rango de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, reiteró su amenaza de obligar a una votación sobre un plan aprobado por el Senado para extender los beneficios tributarios a la clase media si Boehner no programa una inmediatamente.

"El reloj está avanzando y los puntos muertos son lujos que no nos podemos permitir", dijo en un comunicado escrito después de que Boehner habló.

El senador republicano Lindsey Graham, en una aparición en el programa "Face the Nation" de CBS, repitió lo que muchos en su partido han predicho. "Vamos a caer en el abismo".

Al igual que otros republicanos, Graham acusó al Gobierno de no negociar de buena fe al rehusarse a ofrecer recortes significativos al gasto.

El Gobierno insiste en que los republicanos ofrezcan sus recortes primeros, especialmente debido a que Obama ganó la reelección este mes prometiendo que elevaría los impuestos a los ricos.

"Es muy claro para mí que ellos han hecho un cálculo político", dijo Graham.

"Esta oferta no lidia ni remotamente con la reforma a los programas sociales de manera de salvar a Medicare, Medicaid y la Seguridad Social de una inminente bancarrota", sostuvo Graham.

En una serie de apariciones en televisión, Geithner insistió en que las tasas tributarias a los más ricos deben subir, y restó importancia a la conflictiva retórica de la semana pasada llamándola "teatro político".

"La única cosa en el camino (de un acuerdo) sería una negativa de los republicanos a aceptar que las tasas deberán subir para los estadounidenses más ricos. Yo no los veo realmente haciendo eso", dijo Geithner en "Meet the Press" de NBC.

Los comentarios corresponden a la más reciente ronda de maniobras que se concentran en la extensión de las exenciones tributarias temporales, creadas durante el gobierno del ex presidente George W. Bush, más allá de su vencimiento el 31 de diciembre.

Los republicanos quieren que los beneficios se prolonguen para todos los estadounidenses, mientras que el presidente Barack Obama y los demócratas quieren que las rebajas se apliquen sólo a quienes ganan menos de 250.000 dólares.

Los republicanos, que controlan la Cámara de representantes pero son minoría en el Senado, han expresado su voluntad de aumentar los ingresos mediante la adopción de medidas como limitar las deducciones tributarias, pero la mayoría se opone al aumento de tasas.

"No va a haber un acuerdo sin que las tasas suban", dijo Geithner directamente en "State of the Union" de CNN.

El vencimiento previsto de los beneficios tributarios de la era de Bush y las reducciones automáticas al gasto del gobierno que deberían aplicarse a comienzos del próximo año restarían cerca de 600.000 millones de dólares de la economía.

Reporte de Aruna Viswanatha y Thomas Ferraro; Reporte adicional de Anna Yukhananov; Editado en Español por Ricardo Figueroa

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below