Para segunda investidura de Obama, Washington estará más apagada que en el 2009

miércoles 26 de diciembre de 2012 17:24 GYT
 

Por Samuel P. Jacobs

WASHINGTON (Reuters) - Cuando Barack Obama jure públicamente en su segunda toma de mando el 21 de enero, la multitud que lo celebrará será bastante menor a la de su llegada al poder en el 2009, cuando un récord de 1,8 millones de personas invadieron la capital para ver asumir al primer presidente negro de Estados Unidos.

Esta vez, la investidura podría atraer a no más de 800.000 personas, estiman funcionarios capitalinos. Como resultado, todavía quedan habitaciones libres en hoteles de lujo y mesas en distinguidos restaurantes a menos de un mes antes de la asunción.

El Mandarin Oriental Hotel, con vista al área donde se realizará la jura, inicialmente requería a los huéspedes que planeaban acudir a la toma de mando hacer reservas por cuatro noches. Ahora flexibilizó ese requisito a tres noches para intentar ocupar las habitaciones.

Pero el "margen de ganancia de la toma de mando" aún se mantiene: la habitación más barata del Mandarin, que normalmente cuesta 295 dólares la noche, empieza en 1.195 dólares la noche durante el fin de semana de la asunción.

Aún así, la demanda por reservas de hoteles y restaurantes para esta toma de mando palidece en comparación con el movimiento que siguió a la primera elección de Obama.

En ese entonces, la prisa por conseguir habitación era tanta que propietarios de casas e inquilinos en Washington y los suburbios en Maryland y Virginia rentaron sus hogares para la investidura, creando un extenso mercado inmobiliario secundario esa semana.

Cientos de esos propietarios, incluido el ex senador por Tennessee y actor Fred Thompson, quien ofreció alquilar su condominio por cinco días por 30.000 dólares, buscaron sacar ganancias de las festividades y abandonar la ciudad para evitar a la multitud.

Hoy, el sitio de internet Craigslist muestra sólo unas decenas de avisos ofreciendo habitaciones para la investidura.   Continuación...

 
Imagen de archivo del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca en Washington, dic 19 2012. Cuando Barack Obama jure públicamente en su segunda toma de mando el 21 de enero, la multitud que lo celebrará será bastante menor a la de su llegada al poder en el 2009, cuando un récord de 1,8 millones de personas invadieron la capital para ver asumir al primer presidente negro de Estados Unidos. REUTERS/Yuri Gripas