Guerra en Siria no terminará si partes se rehúsan a conversar: enviado

domingo 30 de diciembre de 2012 17:54 GYT
 

Por Yara Bayoumy y Maria Golovnina

AZAZ, Siria/EL CAIRO (Reuters) - El negociador de paz para Siria conversó con representantes de otros países el domingo para que presionen a las partes en conflicto a que accedan a negociar, advirtiendo que el país se convertiría en un Estado fallido gobernado por caudillos a menos que se dé opción a la diplomacia.

Lakhdar Brahimi, quien heredó la aparentemente imposible tarea de poner fin a la guerra después de que su antecesor Kofi Annan renunció en julio debido a su frustración, ha lanzado una intensa campaña diplomática para conseguir respaldo al plan de paz.

El pasó cinco días esta semana en Damasco, donde se reunió con el presidente Bashar al-Assad. El sábado visitó Rusia, el principal aliado internacional de Moscú, y el domingo viajó a El Cairo, donde el presidente Mohamed Mursi ha surgido como uno de los más abiertos críticos árabes de Assad.

"El problema es que las dos partes no están hablando entre sí", sostuvo. "Aquí es donde se necesita ayuda del exterior", agregó.

El plan de paz de Brahimi -que heredó de Annan y al que accedieron en principio en Ginebra tanto países que se oponen y que respaldan a Assad- tiene la aparente falla fatal de no mencionar si el presidente debería dejar el poder.

Los oponentes del líder sirio, quienes han capturado gran parte del norte y este del país en los últimos seis meses, dicen que no cesarán sus ataques ni se sumarán a las negociaciones a menos que Assad se vaya y han rechazado la iniciativa de Brahimi.

Pero Brahimi dice que el plan es el único sobre la mesa, y predice el "infierno" si los países no presionan a ambas partes para que negocien.

"La situación en Siria es mala, muy, muy mala, y está empeorando, y el ritmo de agravamiento está aumentando", dijo Brahimi a reporteros.   Continuación...