Enviado de ONU para Siria se reúne con diplomáticos de EEUU y Rusia

viernes 11 de enero de 2013 11:31 GYT
 

Por Stephanie Nebehay

GINEBRA (Reuters) - El mediador internacional Lakhdar Brahimi, quien intenta detener el derramamiento de sangre en Siria, se reunió el viernes en Ginebra con altos funcionarios de Estados Unidos y de Rusia, pero las perspectivas de lograr avances para poner fin al estancamiento diplomático eran débiles.

Brahimi se reunió por separado en la sede europea de Naciones Unidas con el vicecanciller ruso, Mikhail Bogdanov, y con el subsecretario de Estado estadounidense, William Burns, cuyos gobiernos representan posiciones antagónicas en el conflicto sirio, que se extiende por 21 meses.

Los tres funcionarios se reunieron a puertas cerradas.

Un funcionario estadounidense dijo que los enviados se centrarán en "crear las condiciones para avanzar en una solución política, concretamente en un cuerpo de transición de Gobierno", acordada en las conversaciones realizadas en junio del año pasado en Ginebra.

Ese acuerdo pactado entre las potencias mundiales dejó abierto el destino del presidente sirio, Bashar al-Assad, quien enfrenta una dura resistencia ante rebeldes que buscan derrocarlo en una lucha armada que ha cobrado más de 60.000 vidas.

Brahimi sugirió esta semana que Assad debería renunciar.

Siria dijo el jueves que la visión de Brahimi era "flagrantemente sesgada", poniendo en duda la labor de paz del mediador de la ONU y la Liga Arabe en el futuro.

"La posición de Estados Unidos es clara: Assad ha perdido toda legitimidad y debe renunciar para permitir una solución política y una transición democrática que responda a las aspiraciones del pueblo sirio", dijo el funcionario estadounidense, que pidió no ser identificado.   Continuación...

 
El mediador internacional Lakhdar Brahimi a su llegada a la sede de las Naciones Unidas en Ginebra, ene 11 2013. El mediador internacional Lakhdar Brahimi, quien intenta detener el derramamiento de sangre en Siria, se reunió el viernes en Ginebra con altos funcionarios de Estados Unidos y de Rusia, pero las perspectivas de lograr avances para poner fin al estancamiento diplomático eran débiles. REUTERS/Denis Balibouse