14 de enero de 2013 / 20:48 / hace 5 años

Islamistas de Mali contraatacan y amenazan a Francia

Un soldado francés parado en medio de dos aviones Mirage F1 en la base militar del Ejército de Mali en Bamako, ene 14 2013. Rebeldes islamistas vinculados con Al Qaeda lanzaron el lunes una contraofensiva después de tres días de bombardeos por parte de cazas franceses sobre sus bastiones en el desértico norte de Mali, prometiendo arrastrar a Francia a una guerra larga y brutal. REUTERS/Joe Penney

Por Bate Felix y Alexandria Sage

BAMAKO/PARIS (Reuters) - Rebeldes islamistas vinculados con Al Qaeda lanzaron el lunes una contraofensiva después de tres días de bombardeos por parte de cazas franceses sobre sus bastiones en el desértico norte de Mali, prometiendo arrastrar a Francia a una guerra larga y brutal.

París, que desplegó cientos de soldados en los últimos días, llevó adelante más ataques el lunes en una vasta zona desértica tomada por una alianza de grupos militantes.

Un portavoz del grupo islamista MUJWA, una de las principales facciones en la alianza rebelde, prometió que los ciudadanos franceses responderán por los ataques aéreos del domingo sobre su bastión de Gao. Decenas de combatientes islámicos murieron cuando un cohete alcanzó un depósito de combustible y un edificio que usaban como su cuartel general.

“Si son hombres deberían atacar por tierra. Les daremos la bienvenida con armas abiertas”, dijo en la emisora Europe 1 Oumar Ould Hamaha. “Francia ha abierto las puertas del infierno para todos los franceses. Ha caído en una trampa que es mucho más peligrosa que Irak, Afganistán o Somalia”, agregó.

Francia está decidida a acabar con el control islamista en el norte de Mali, que muchos temen pueda servir como plataforma de lanzamiento para atentados en Occidente y como base para la coordinación con Al Qaeda en Yemen, Somalia y el norte de Africa.

El Ministerio de Defensa dijo que Francia quiere desplegar 2.500 soldados en Mali para ayudar al Ejército local y colaborar con una fuerza de 3.300 efectivos de países del oeste de Africa en un plan de intervención respaldado por la ONU.

Estados Unidos, que ha llevado adelante un programa de contraterrorismo en la región, dijo que estaba compartiendo información con las fuerzas de Francia y consideraba proveer ayuda logística, así como capacidad de vigilancia.

“Tenemos una responsabilidad de ir detrás de Al Qaeda dondequiera que esté”, dijo a periodistas el secretario de Defensa Leon Panetta.

ENFRENTAMIENTOS

El lunes, los islamistas lanzaron un contraataque sobre las fuerzas gubernamentales en un lugar lejano al suroeste en el que han tenido lugar los últimos combates y tomaron la localidad de Diabaly, en el centro del país. Tropas francesas y de Mali luchaban para recuperar la zona y batallaban contra militantes islamistas que gritaban “Alá es grande”, señalaron residentes.

“Empezaron a infiltrarse en el pueblo la noche pasada, cruzando el río en grupos pequeños”, dijo un vecino.

París ha dicho que su repentina intervención del viernes, después de que el presidente de Mali hiciera un pedido de ayuda urgente ante el avance rebelde, evitó que los islamistas se hicieran con Bamako. Ha prometido seguir con los ataques aéreos en los próximos días.

El presidente francés, François Hollande, dice que el objetivo de su país en la antigua colonia se limita a apoyar la misión de la organización regional ECOWAS (Comunidad Económica de Estados del Oeste de Africa) de retomar el norte, tal y como permite una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU de diciembre.

Presionados por París, los estados de la región han dicho que esperan tener tropas sobre el terreno en los próximos días.

La intervención de Hollande se ha llevado los aplausos de dirigentes occidentales, pero sube el nivel de peligro para los ocho rehenes franceses en manos de aliados de Al Qaeda en el Sahara y para los 30.000 franceses que viven en los países vecinos, en su mayoría estados musulmanes.

Preocupado por la posibilidad de represalias en casa, el Gobierno galo ha reforzado la seguridad en edificios oficiales y en el transporte público.

Mientras, la Unión Europea (UE) dijo el lunes que no tiene planes de desempeñar un papel de combate en Mali, según señaló un portavoz de política exterior del bloque.

No obstante, la UE prevé acelerar los preparativos para una misión de formación militar al Ejército de Mali. La misión se prevé que comience a finales de febrero o principio de marzo, pero el formato de la misión no se cambiará de momento, dijo el portavoz Michael Mann en una sesión informativa diaria.

Reporte adicional de Adama Diarra, Tiemoko Diallo y Rainer Schwenzfeier en Bamako, Catherine Bremer John Irish en París. Editado en español por Ana Laura Mitidieri

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below