Clinton testificará sobre ataque en Bengasi el 23 de enero

martes 15 de enero de 2013 06:34 GYT
 

WASHINGTON (Reuters) - Luego de una demora de un mes debido a razones de salud, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, testificará ante un comité del Congreso el 23 de enero para responder a preguntas sobre el letal ataque contra la misión diplomática estadounidense en Bengasi, Libia.

Clinton debía presentarse ante el comité originalmente el 20 de diciembre, pero debió cancelar su testimonio luego de que sufrió un golpe en la cabeza cuando se desmayó debido a una deshidratación. Los médicos descubrieron posteriormente que ella tenía un coágulo en su cabeza y la hospitalizaron durante varios días.

Los legisladores quieren interrogar a Clinton sobre el ataque en el que murió el embajador Christopher Stevens y otros tres estadounidenses el 11 de septiembre del año pasado, y preguntarle sobre la idoneidad de la seguridad en las misiones del país en el extranjero.

El representante republicano Ed Royce, presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, dijo que quiere que Clinton explique por qué el ataque no fue previsto de mejor forma y qué fallas o deficiencias deben ser corregidas para proteger apropiadamente a los diplomáticos y las instalaciones diplomáticas de Estados Unidos.

"Es importante aprender todo lo que podamos sobre lo que ocurrió en Bengasi, porque al final del día podría ocurrir nuevamente. Después de todo, Al Qaeda planea ataques una y otra vez", dijo Royce en un comunicado.

El ataque en Bengasi, el primero en el que muere un embajador de Estados Unidos cumpliendo su trabajo desde 1979, resultó en duras críticas contra el Departamento de Estado.

Una investigación independiente determinó el mes pasado que hubo fallas generalizadas tanto en la planificación de la seguridad como en la administración interna del departamento. El funcionario de mayor rango en el Departamento de Estado a cargo de la seguridad renunció a su cargo y otros tres empleados fueron relevados de sus tareas.

La controversia también costó a Susan Rice, la embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, la oportunidad de reemplazar a Clinton como secretaria de Estado.

Los republicanos en el Congreso criticaron duramente a Rice por sus comentarios en varios programas de conversación en televisión en los que dijo que el ataque contra el recinto en Bengasi parecía ser el resultado de una manifestación espontánea, más que una ofensiva planificada.

Aunque Clinton aceptó públicamente la responsabilidad general por los hechos en Bengasi y la seguridad de todos los diplomáticos del país en el exterior, Rice eventualmente retiró su nombre de la consideración al cargo del mayor diplomático de Estados Unidos.

(Reporte de Deborah Charles; Editado en Español por Ricardo Figueroa)